Falta honradez

Por Eleusis Córdova Morán


Falta honradez

La Crónica de Chihuahua
29 de marzo, 19:30 pm

Dura ya varios meses la campaña de ataques y ofensas en contra del Movimiento Antorchista Poblano que, con motivo del rejuego electoral 2018, se ha desatado por parte de los mercenarios de la pluma de varios periódicos y periodistas poblanos.
​Espanta leer, una y otra vez, las mismas mentiras, sólo que agigantadas; las mismas ofensas, sólo que más graves; los mismos argumentos sin fundamento, sólo que ahora son más ridículos, en un fallido intento de hacer creíbles sus invectivas, y que moverían a risa, si no es porque provocan grave desprestigio a la honorabilidad de la organización y de sus miembros. Vivimos, en los hechos, una campaña fascista, que tiene como objetivo provocar un odio visceral en el electorado en contra de Antorcha y sus candidatos, por el solo hecho de ser mujeres y hombres honrados, trabajadores, limpios y convencidos de que un cambio de la política en México es necesario, justo y posible. La consigna de algunos periodistas es, sin lugar a dudas: guerra a esas cualidades, guerra a la inteligencia, muera toda vida diferente en este país.

​¿Qué se dice en contra de Antorcha? que sus miembros ocupan un lugar en la competencia electoral: “porque son familiares del líder nacional antorchista”, “que atropellamos el derechos de otros priistas”, “que merecemos esa distinción porque donde quiera que aparecemos creamos conflictos”, “que pedimos posiciones y amenazamos con irnos del PRI si no nos los dan”, “que nos dan posiciones a sabiendas de que somos traidores”.

Todas estas aseveraciones, sin un argumento mínimo que sustente su dicho, prueba que los periodistas que esto afirman, sufren un estreñimiento mental y una falta de honestidad, provocada por la práctica de un ejercicio periodístico mercantilista; es decir, hacer negocio sin importar a quién se atropelle y con qué se atropelle; su divisa es: entre peores ofensas se manejen, mayor será la dádiva recibida.

​Dentro de las graves repercusiones que este tipo de periodismo ha provocado, vemos que se ha restado credibilidad y respeto a los informadores profesionales, y ha provocado, en parte, al interior de la sociedad, odio de todos contra todos, aportando su grano de arena para que nuestro país tenga altos índices de criminalidad.

​Por eso, cada ataque debe ser sustentado con el mínimo argumento. Así, debe probarse que ocupamos los puestos por ser familiares de Aquiles Córdova Morán -hecho del cual nos sentimos muy orgullosos- y no por tener el mínimo compromiso ideológico con el bienestar de la gente más necesitada en el estado. ¿Por qué no lo hacen? Porque si se usara este elemental razonamiento, no podrían argumentar nada, absolutamente nada, en contra nuestra.

​Deberían demostrar, con fundamentos, si los 439 millones de pesos que la diputada Hersilia Córdova Morán gestionó y logró para el Distrito XIII, con cabecera en Atlixco, sirvieron o no para atender las más urgentes necesidades de las colonias y pueblos, y si no son prueba suficiente para demostrar capacidad de liderazgo y honradez, que la hacen la candidata idónea para aspirar a dirigir los destinos de tan importante municipio. ¿Hay que evitar a toda costa que el pueblo tenga una vida mejor, imposibilitando la elección de una candidata honrada y trabajadora como la maestra Hersilia? ¿Es mejor que Atlixco siga en el atraso y en el abandono? Esta conclusión, a todas luces irracional, se explica porque la consigna es atacar, liquidar al antorchismo a costa de lo que sea.

​Deben decir, con razones de peso, si el PRI nos regaló las posiciones políticas en algún lugar, o si son producto del trabajo organizativo del Movimiento Antorchista. A poco de observar, tendría que llegarse, por fuerza, a este resultado: el PRI, por primera vez, tomó como base para otorgar posición a Antorcha, el trabajo político-organizativo que realizamos. ¿Por qué evitan, con toda mala intención, llegar a esta conclusión lógica? Porque quedaría claro que todos los candidatos, de todos los partidos —con honrosas excepciones—, ocupan posiciones políticas y exigen canonjías y prebendas sin mérito alguno. No lo hacen porque ya no podrían, a riesgo de hacer el ridículo, ser tan obsequiosos con ellos.

​¿Que Antorcha traiciona? Somos la única organización que se ha mantenido fiel a sus compromisos políticos con el PRI. La razón es clara: Coincidimos plenamente con los principios emanado de la Revolución Mexicana que enarbolan, seguros de que su instrumentación enérgica es una forma viable para paliar los problemas que padecemos.

Desgraciadamente hoy están en total abandono y muchos priistas hasta reniegan de los mismos. Por eso planteamos convertirnos en partido político. No por traidores ni por arribistas, sino por congruencia política. ¿Por qué no se analiza desde esta perspectiva a los saltimbanquis políticos? ¿Por qué no se analiza con rigurosidad su cambio de partido? Porque esa sí es traición a plena luz del día. Quienes nos atacan no analizan porque perderían su minita de oro, que les permite vivir cómodamente sin mucho esfuerzo.

​Queda claro que todos los ataques en contra de los antorchistas que buscan un puesto de elección popular quieren desprestigiar con métodos fascistas a la única y auténtica organización defensora y abanderada de las causas del pueblo pobre.

Defenderla, agrandarla con nuestro trabajo y enaltecerla con nuestra conducta, es nuestra tarea. Cumpliremos.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---