Falló, la nueva emboscada de la 4T para robarse el agua de La Boquilla en Chihuahua

**La noticia fue, en este segundo enfrentamiento, que los productores terminaron ganando, ya que pudieron doblegar, también ahora, a la traicionera “cuarta transformación” que pretendía con su nueva emboscada, llevarse el agua para los Estados Unidos.


Falló, la nueva emboscada de la 4T para robarse el agua de La Boquilla en Chihuahua

La Crónica de Chihuahua
30 de marzo, 07:46 am

Por Marco Antonio Martínez Soto

La apertura de las compuertas de la Presa La Boquilla, en el municipio de San Francisco de Conchos, el pasado 25 de marzo, fue el detonante de una serie de disturbios que ocurrieron en la región Centro Sur del estado, ya que el gobierno federal por medio de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), violó con esa acción los acuerdos que se habían establecido con los productores agrícolas, en el sentido de que se iba a respetar como nivel máximo para extraer del vaso de agua más importante del estado, sólo la cantidad de 55 metros cúbicos por segundo, y que se iban a utilizar para el riego de las tierras de la región. Con la fuerza armada de la Guardia Nacional, los técnicos de la Conagua abrieron las turbinas hasta que la extracción de agua llegó a los 110 metros cúbicos, es decir, el doble. Hay que recordar que a principios del mes de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó, también sorpresiva y traicioneramente, la liberación de agua para pagar a los Estados Unidos la cuota que le toca a nuestro país en el tratado internacional, firmado en 1944. Después de que en aquellos días, un grupo de agricultores se enfrentó con elementos de la Guardia Nacional que custodiaban La Boquilla, con el propósito de impedir que la Comisión Nacional de Agua trasvasara el líquido al país vecino, el mandatario subrayó que México siempre ha pagado lo que le corresponde y “no lo vamos a dejar de hacer”, y se amachó (como dicen en Chihuahua) a que además lo utilizaría para el uso público de los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas por el Río Bravo.

Aquel primer conflicto terminó con el acuerdo –tomado el 11 de febrero- de que la extracción del agua de la presa se haría, ante la inminencia del nuevo ciclo agrícola, sólo para surtir las necesidades del riego en la región, es decir, en los 55 metros cúbicos por segundo ya referidos. El Gobierno Federal de la 4T, se comprometió, a través de la Conagua. con los productores organizados en la asociación de usuarios de los distritos de riego 005 y 113 de Delicias y Camargo.

Los agricultores manifestaron su inconformidad porque el agua que existe en este vaso de almacenamiento apenas alcanza para cubrir el ciclo agrícola 2020, denunciaron que la CONAGUA alcanzó a extraer en su pico más alto, hasta 120 m3 por segundo, por lo que era urgente tomar medidas drásticas y evitar que el líquido de la presa se siguiese saqueando, ya que saldría afectada una superficie cercana a las 90 mil hectáreas de la región centro sur del estado, donde se produce principalmente nuez, alfalfa, maíz, chile y cebolla.

La Presa la Boquilla también conocida como Lago Toronto, está ubicada en el cauce del Río Conchos en el municipio de San Francisco de Conchos, concluida su construcción en el año 1916, y durante los105 años de se ha mantenido se ha mantenido como la más importante del estado de Chihuahua. La noticia fue, en este segundo enfrentamiento, que los productores terminaron ganando, ya que pudieron doblegar, también ahora, a la traicionera “cuarta transformación” que pretendía con su nueva emboscada, llevarse el agua para los Estados Unidos. Por su parte, los agricultores han manifestado que no se oponen al cumplimiento de los acuerdos internacionales, pero exigen que el gobierno federal tenga más sensibilidad humana e inteligencia política y evalúe el momento de emergencia económica y contingencia sanitaria que azota al estado de Chihuahua; en pocas palabras, lo que piden los campesinos, es utilizar el agua de la presa para garantizar las producción agrícola 2020 y, una vez que llegue la temporada de lluvias y La Boquilla recupere su capacidad hídrica, entonces sí cumplir con los compromisos internacionales. El argumento es por demás lógico y razonable, y le permitiría a miles de productores agrícolas garantizar obtener la producción de este año.

Pero entonces, ¿por qué este nuevo y duro golpe del Gobierno Federal al estado de Chihuahua? ¿Por qué, cómo se explica la violación al acuerdo del 11 de febrero? Dos pueden ser las posibles explicaciones; primero, una de tipo internacional, que el poderío económico político que tiene Estados Unidos y que a últimas fechas ha visto disminuida su hegemonía, teniendo la antesala de una recesión económica que pone el peligro su papel de gendarme mundial, porque por un lado los países como la República Popular de China, Rusia y sus aliados, han tenido un fuerte crecimiento económico y le han hecho la competencia en el mundo con mucho éxito. Por esa razón, los gringos, sin empacho alguno, le exigen al Gobierno mexicano el cumplimiento de los acuerdos internacionales. Y por el otro lado, se encuentran con que en México existe un gobierno desgastado y débil, con la política errática, de confrontación y de ocurrencias que lleva el presidente López Obrador, quien además, se caracteriza por ser un servil lacayo de los intereses norteamericanos; y como duros ejemplos, pongo los siguientes: la política migratoria que está implementando la 4T en la frontera sur, en donde tiene al Ejercito Mexicano y a la Guardia Nacional haciendo el papel de la Border Patrol, o sea de policía migratoria de Donald Trump, agrediendo y violando los derechos humanos de los pobres extranjeros que tienen la intención emigrar al vecino del norte. El famoso Tratado de Libre Comercio, el T-Mec, en donde el gobierno morenista se entrega atado de pies y manos al comercio, cede descarada y cínicamente los recursos naturales y concede autoridad a funcionarios extranjeros para que vengan a regular las relaciones laborales.

La otra posible explicación, es que el partido del presidente López Obrador no ha podido consolidarse en el Estado de Chihuahua y, ante las elecciones del próximo año, intenta debilitar el Partido en el poder del estado de Chihuahua, al gobernador Javier Corral, a quien no se notificó de la apertura de la presa, ni la primera ni la segunda vez. Morena, que en el proceso electoral pasado arrasó en todo el país, en Chihuahua apenas sí tiene presencia: en el Congreso Estatal, de 32 curules tiene 8 diputados; en ayuntamientos, Morena apenas gobierna 4 de los 67 municipios. Y así, López Obrador ¿qué tendría que perder con su traicionera apuesta? Más perdería con los gringos, ha de haber pensado. Los programas asistencialistas de transferencia monetaria, como las Becas Benito Juárez, jóvenes contrayendo el futuro, adultos mayores, etc., no han cautivado a los chihuahuenses, quienes al contrario, han denunciado lo limitado de dichos programas electorales del presidente, y en las ocasiones en que venido al estado, le han llovido exigencias y peticiones, de proyectos productivos, de infraestructura agrícola entre otras cosas, para arrancar a la tierra sus frutos. Por ello, el saqueo del agua de la Presa la Boquilla es una injustica que se quiere cometer en perjuicio del estado y su gente, que vamos a defender con todo lo que la ley lo permita.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---