Esténtor político

Por Miguel Ángel Casique Olivos


Esténtor político

La Crónica de Chihuahua
19 de junio, 18:52 pm

2021, ¿elecciones virtuales?

¿De rajas o de mole?, de benditas a malditas redes sociales. Benditas porque lo llevaron al poder, malditas ahora por “quererme quitar del poder”. Es cierto que los miles o millones de seguidores que se tienen en Facebook o en Twitter, en las cuentas del Presidente o gobierno, no votarán en las próximas elecciones, que, debido a la pandemia, se le sumarán más estados de la República, como Hidalgo y Coahuila. Así, las elecciones de 2021 se convierten en la máxima disputa de cargos populares en todo el país, lo que definirá al próximo presidente de México y al partido que gobernará. La nueva forma de hacer política “ha revolucionado”.

El mundo virtual en el que nos hemos sumergido, es infinito. Va más allá de lo que nosotros creemos y pensamos. En la actual sociedad, las redes sociales han jugado bien su papel para llevar a personajes populistas al poder, como Jair Bolsonaro en Brasil, Donald Trump en Estados Unidos y como López Obrador en México; los 3 grandes cánceres de América en toda su historia.

Las redes sociales han sido el canal entre sus emisores y sus receptores. Gracias a ellas, el gobierno ha controlado y manipulado la información a su antojo, con la sencilla razón de que, ahora, lo hacen con el dinero del erario público. AMLO y sus seguidores y “simpatizantes” ya no habitan espacios tan orgánicos como algunas otras figuras públicas donde el apoyo se ve y se nota. La convivencia sana ha perdido su encanto con una enorme cantidad de Softwares que generan “Bots” para linchar a quien ponga entre dicho lo que el jefazo dice.

El descontento múltifactorial que hoy se ve, es casi imposible de ocultar, y las redes sociales ya no hacen tan favorable el triunfo de Morena en las urnas. Los miles -ya no millones- de twits NO votan. México aún no está alfabetizado digitalmente, por eso, cuando existen ideas contrarias, no se busca la verdad y la realidad para hacer un balance y un contrapeso en lo realmente fáctico, dejándose llevar por dogmas y el fanatismo. Que es aún peor, porque no se razona.

La arrogancia de López Obrador ha matado a su propia gobernanza y ha abierto más la herida que el país tenía con sexenios pasados. Parece ser que lo que se prometió combatir es indeleble, pues, ha crecido más. Los hechos y acciones del presidente son una negación de ser un gobierno liberalista, al tratar de callar a sus críticos y opositores. Por lo tanto, el pragmatismo político lopezobradorista no puede instituirse en una verdadera democracia.

El rigor con que ahora se castiga o se denuncia al gobierno es sólo un cambio de rol de cómo el gobierno censura y reprime. En los tiempos de confinamiento, lo que tenemos para defender nuestros derechos, son las redes sociales. Pero, en las urnas, el voto popular es y será el más importante. Así como llegó López Obrador así se tiene que ir, “a Palenque” como él dice. Por el momento, querido lector, es todo.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---