Esténtor político

Por Miguel Ángel Casique Olivos


Esténtor político

La Crónica de Chihuahua
9 de abril, 16:47 pm

Millón y medio de pobres en Hidalgo; espejo del mal gobierno de Omar Fayad

En el Informe anual sobre la situación de pobreza y rezago social 2018, que presentó la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), se publica que la pobreza en la población del estado de Hidalgo, gobernado por el primorenista Omar Fayad, es de un millón 478 mil 836 hidalguenses. Si tomamos en cuenta que la población total es de dos millones 900 mil hidalguenses, podríamos decir sin falsear ningún dato, que el 50 por ciento de la población se encuentra en algún grado de pobreza.

Los datos también reflejan que 234 mil 257 están en pobreza extrema, es decir que no cuentan ni con lo más mínimo para sobrevivir, es decir, esa cantidad de hidalguenses se estaría muriendo de hambre y el Gobernador de Hidalgo, simplemente no hace algo al respecto, eso sí, muchos apoyos para el sector empresarial; también se sabe que hay 932 mil hidalguenses que son vulnerables por carencias y aquí engloba toda la falta de servicios públicos como luz, electrificación, vivienda, agua potable, drenaje, clínicas, apoyos al campo, etcétera.

En Hidalgo dice el informe, «Cerca de 52.8% de la población que vive en situación de pobreza se concentra en 20 municipios. Particularmente, en lo que respecta a la calidad y espacios en la vivienda, se observa que la mayoría de la población de los municipios habita en viviendas con hacinamiento o carece de piso firme, en promedio 5.7% y 2.7% de la población en estos municipios presentan estas carencias. Asimismo, destaca que, en lo concerniente a la dotación de servicios básicos en la vivienda, la falta de chimenea o drenaje afecta en promedio en un 12.9% y 7.1%, respectivamente, a la población de estos municipios».

¿Qué responde ante esto el Gobernador? Nada, y sí, comienza a lanzar mensajes de represión política y física contra activista sociales en Hidalgo. Y es que por el mal gobierno que padecen miles de hidalguenses, mañana 10 de abril más de 40 mil campesinos y habitantes de colonias pobres de todas las regiones del estado de Hidalgo se van a manifestar en la ciudad de Pachuca, ahí mismo se instalará un plantón permanente; como una medida más, la protesta buscará que sean atendidas las peticiones de miles de mexicanos de esta entidad por el gobernador Omar Fayad, quien desde hace meses se niega a recibirlos y resolver sus problemas.

En una desplegado político, publicado este martes, la organización señala que el plantón y la mega-protesta son la respuesta natural de los hidalguenses empobrecidos y marginados, que suman cerca de un millón y medio, a un gobierno que les ofreció muchas cosas en campaña, sobre todo disminuir su pobreza, lo que significaría dotarlos de agua, luz, drenaje, carreteras, vivienda digna, clínicas y otros servicios y programas a los que es imposible que accedan con sus muy escasos recursos, pero una vez instalado en la silla del poder se ha comportado igual o peor que muchos de los integrantes de la clase política mexicana: de promesa fácil, sonrisa y abrazos falsos en campaña, pero muy soberbios con sus gobernados y muy obsequiosos con quien tenga más poder que ellos, porque están convencidos que en eso consiste la “inteligencia” política, aunque la realidad los esté refutando y el apoyo popular se les esté yendo de las manos. El Gobernador pronto cumplirá la mitad de su gobierno y la atención a la población es muy poca, los datos antes mencionados de la Sedesol lo reflejan.

De acuerdo a información las cosas no han quedado en un simple silencio del Gobernador, sino que por órdenes que su gobierno dio, en escuelas promovidas por el Movimiento Antorchista en la entidad, se ha dejado de pagar a los maestros, que llevan años clamando porque se les otorgue una plaza; se han retirado apoyos a albergues estudiantiles donde viven muchachos muy pobres y necesitados de apoyo para continuar con sus estudios; cada que se anuncia una movilización se echan a andar campañas intimidatorias que tienen varias facetas, todas igualmente turbias: sobrevolar con drones equipados de cámaras el domicilio de la dirigente estatal antorchista, la profesora Guadalupe Orona Urías, una inteligente y valiente mujer que no ha hecho otra cosa que alentar y organizar a la gente pobre de Hidalgo para defender sus derechos como trabajador y mexicano.

Además de eso, la represión física ya se hizo presente, pues se están creando rumores en los pueblos que asistirán a la marcha, a linchar a los activistas que andan organizando al grupo participante, se atacó, por ejemplo, a balazos a un grupo de activistas en un retén cuyos integrantes emprendieron a balazos a los jóvenes que se negaron a ser asaltados y posiblemente asesinados.

Lo preocupante también es que al Gobernador priista se le ha visto muy afín a la política de López Obrador, y seguramente potente a seguir la misma política, no atender las demandas de obras y servicios de pueblos y colonias. Los mexicanos deben exigir que el gobierno del primorenista Omar Fayad respete el derecho a la manifestación y la libre expresión de las ideas, no bloquee las carreteras con la policía y mucho menos se atreva a encarcelar a los manifestantes o provocarles algún daño físico.

En la misiva dirigida hoy a la opinión pública, se hace responsable al gobierno de Hidalgo de la seguridad y la vida de los antorchistas que participarán en la marcha, protesta que solo pide atención y que se resuelvan las graves carencias que sufren los más pobres de ese estado.

El clímax no político...

Esta mañana 10 mil antorchistas asistieron a la Secretaría de Gobernación (Segob) para solicitar, nuevamente, al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, obras y servicios y para denunciar que funcionarios de la Segob provocan protestas al no cumplir compromisos. Fueron al menos 10 mil mexicanos que por segunda ocasión realizaron un mitin de protesta para demandar al Gobierno federal que cumpla con lo que prometió el pasado 13 de marzo cuando se realizó la primera protesta donde se solicitó que funcionarios del gobierno morenista responda a las preguntas de quién, cómo y cuándo se va a encargar de realizar obras y servicios para pueblos y colonias marginadas del país.

Hoy la protesta nuevamente fue ignorada por el gobierno de AMLO, nuevamente, bajo una maniobra política, la funcionaria Lilia Aguilar, encargada de atención a organizaciones sociales, quien se había comprometido a reinstalar las mesas de trabajo y a dar respuesta y solución, vía dependencias federales, volvió a querer engañar a los manifestantes, pero esta vez no se aceptó, si no existía un funcionario de mayor nivel, que tenga verdadera capacidad de resolver las peticiones de los mexicanos; como no hubo respuesta, el vocero nacional, Homero Aguirre, y los 10 mil manifestantes, anunciaron una nueva marcha de 20 mil mexicanos para el 30 de abril de este año.

Ya es hora de que la titular de la Segob Federal, Olga Sánchez Cordero, se entere de que sus funcionarios no están haciendo su trabajo y que algo se tienen que hacer con estas peticiones de miles de mexicanos de al menos 20 estados de la República, por lo pronto, tiene 21 días para demostrar que en la Segob sí se atienden los problemas de los mexicanos y sino ahí se lo reclamarán 20 mil mexicanos, que después podrían ser 50 o 100 mil. Por el momento, querido lector, es todo.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---