Esténtor político

Por Miguel Ángel Casique Olivos


Esténtor político

La Crónica de Chihuahua
16 de enero, 11:30 am

Promover la división social, creará inconformidad de los mexicanos

Los datos son fuertes y se sabe que el robo de gasolina es parte del crimen organizado en México, crimen que tiene sin duda una red bien establecida, es decir, no es una actividad aislada y donde no tengan que ver autoridades políticas, encumbradas en las dependencias de gobierno o instituciones como las que tienen que ver con la policía a nivel federal o estatal.

Se estima, por ejemplo, que esta actividad deja pérdidas por cerca de 3 mil millones de dólares al año, algo así como 60 mil millones de pesos, entre 160 y 170 millones de pesos diarios robados; como decíamos ya en otras opiniones, nadie podría alegar o discutir que es necesario actuar contra este mal, pero lo que siempre se está preguntando la población es si la manera y la forma en que se hizo son las correctas o no.

Las opiniones que se derivan de sondeos o encuestas dicen que la sociedad está de acuerdo con las medidas y que las acepta aún a costa de los inconvenientes; pero entonces, por qué todo esto difiere con las notas informativas que se dan en los medios electrónicos, impresos y electrónicos y más en las redes sociales.

Si no hay problema por la aceptación de la sociedad, entones ¿qué falla? La respuesta no es complicada; lo que es un error es la comunicación (quizá así esté planeado pero no deja de ser un error), porque al no informar correctamente, incluso, no se es claro a la hora de plantear cómo se irá subsanado el desabasto de gasolina en donde pareciera que se avanza a base de ensayos, la propagada negativa y los rumores día con día son más fuertes.

Los mexicanos, dada la situación de miseria y pobreza que se vive, son capaces de aceptar medidas extremas o difíciles, pero siempre debe explicársele correctamente y de manera adecuada; pues aunque al pueblo mexicano le falta educación, sí es capaz de comprender la situación y las posibles medidas para resolver cada problema.

Gobierno y pueblo pudieran trabajar bajo el mismo esquema, pero el primero debe convencer a las distintas fuerzas políticas y sociales para que se sume a los planetamientos si estos son correctos; el gobierno en turno no debe crear polarización, como lo está queriendo hacer con el Movimiento Antorchista, una organización que sí tiene fuerza y representación real entre el pueblo de México.

El nuevo gobierno morenista no debe polarizar y menos convertirse en promotor de la división social: hacerlo, con o sin intención, va a depender de cómo reaccionen los mexicanos ante cada propuesta que se haga para atender lo que él cree son los problemas de México. Al tiempo.

El clímax no político...

También a la alcaldías llega la famosa austeridad republicana que más que afectar a la clase alta o a los ricos del país, le pega a los trabajadores. Así, tras el anuncio, en la delegación morenista Gustavo A. Madero donde el delegado hizo un recorte de 300 empleados de la Nómina 8, trabajadores de la Cuauhtémoc, Milpa Alta e Iztacalco, protestaron este martes 15 de enero, nada menos que para exigir a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum un poco de atención y diálogo para que no se sigan dando esos recortes.

Por ejemplo, en la alcaldía de Néstor Núñez se han presentado al menos 100 despidos, mientras que en la de Armando Quintero, en la delegación Iztacalco, ya son cerca de 150 despidos y en Milpa Alta, la afectación ronda las 50 personas que aún tienen la esperanza de ser reinstaladas y no salgan afectadas sus familias, pero sus plazas, dicen las autoridades, han sido congeladas o desaparecidas. Se comenta, sin embargo, entre los mismos trabajadores, que esas plazas serán destinadas a amigos o gente afín a las autoridades, pues tras las campañas hay muchos compromisos que cumplir y favores qué pagar. Por el momento, querido lector, es todo.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---