Estados Unidos, nación de opioides

**Cada vez más personas mueren por sobredosis. La reciente crisis causada por el abuso de heroína y otras sustancias adictivas está dejando cicatrices permanentes.


Estados Unidos, nación de opioides

La Crónica de Chihuahua
9 de julio, 13:26 pm

Hillsboro, Ohio.- Hay un ataque terrorista ocurriendo actualmente en Ohio. No tiene nada que ver con el Estado Islámico ni con los anarquistas políticos. Las armas en este caso vienen en forma de heroína y otros opiáceos; los terroristas son los traficantes que propagan el veneno mortal.

Del Columbus Dispatch de esta primavera: “Al menos 4,149 habitantes de Ohio murieron por sobredosis de drogas sin intención en el 2016, un crecimiento de 36% desde el año anterior cuando Ohio tenía por mucho las mayores muertes por sobredosis en el país. Muchos médicos forenses dijeron que las muertes por sobredosis del 2017 están superando a las del 2016”.

Considera esa cifra, 4,149 muertes por sobredosis en Ohio en un año son más que el número que murió en los ataques del 11 de septiembre.

El peor de los problemas de opioides está en el sur de Ohio. El forense del condado de Highland proporcionó a nuestro periódico, el Ohio Times-Gazette, una recapitulación de los casos a partir del 2016, mostrando al menos 16 muertes por sobredosis en este pequeño condado rural estadounidense. También señaló 50 muertes durante el año de otras causas donde el uso de drogas o una historia de uso de drogas estaban presentes.

Incluso las sobredosis no fatales están gravando los recursos locales. Durante las primeras tres semanas de mayo, los servicios de emergencia respondieron llamadas a por lo menos 18 sobredosis alrededor del condado, casi tres veces más que durante el mismo período hace un año.

El funcionario de información pública del departamento local de servicios médicos y de bomberos lo llamó “la nueva normalidad”.

Todo esto sucede alrededor de la pequeña Hillsboro, una ciudad a menudo comparada con la idílica Mayberry de la televisión. Mientras que el FBI informa que la mayoría de la heroína entra en los Estados Unidos desde ­México y los funcionarios locales dicen que luego hace su camino hasta aquí a través de redes de narcotráfico metropolitanas, no es de extrañar que pocas personas en Hillsboro crean que los planes de seguridad fronteriza del presidente ­Donald Trump son extremos.

Al igual que otras formas de terrorismo, el ataque de los opioides tendrá un impacto generacional, en este caso en una crisis de salud que deja en su estela. En diciembre del 2015, el Ohio Times-Gazette informó que “una represión enfocada en el uso indebido de drogas por la policía local —un enfoque aplaudido por casi todos— ha llevado a la consecuencia no deseada de más niños que quedan sin hogar”.

Un artículo publicado sobre el tema en abril informó que había más de 100 niños en casas de asistencia, que cuesta a nuestro ­condado ­alrededor de 1.9 millones de dólares al año. Con sólo 15 padres adoptivos en todo el condado de Highland, “muchos niños deben ser colocados en otros condados, incurriendo en costos más altos”.

La crisis de las drogas está conduciendo a algunas iniciativas polémicas. El comisionado de salud local recientemente dio a conocer un programa para suministrar naloxona libre, un inhibidor de opioides, a las personas que asisten a la capacitación sobre cómo y cuándo administrarlo a las víctimas de sobredosis. Muchos residentes se oponen a la idea, argumentando que los mismos usuarios están siendo revividos una y otra vez, pero el comisionado responde que su agencia está encargada de salvar vidas.

Los opiáceos también vienen en forma ­legal y el fiscal general de Ohio, Mike DeWine, recientemente demandó a la industria farmacéutica, acusando a las compañías farmacéuticas de contribuir al problema a través de campañas de marketing engañosas.

Después de mencionar brevemente la epidemia de sobredosis en un artículo de opinión reciente para The Washington Post sobre el apoyo de nuestra región a Trump, escuché de lectores que afirman que el presupuesto de Trump para el 2018 no hace mucho para combatir el problema de los opioides.

Tal vez, pero las estadísticas muestran que lo que hemos estado haciendo no está funcionando, lo que indica que debemos seguir haciendo más al respecto.

Algunos funcionarios locales han comenzado a abordar la crisis de la heroína de manera más agresiva, especialmente desde que los últimos lotes se han mezclado con fentanilo, una droga aún más mortal. El fentanilo es en gran parte una exportación china, que presenta a Trump con la oportunidad de insistir en una represión como moneda de cambio en lo que parece ser su esfuerzo hacia mejores relaciones comerciales con China.

El fiscal local ha comenzado a acusar a los responsables ​​de suministrar heroína con fentanilo a las víctimas con sobredosis con homicidio involuntario, en lugar de tratarlos simplemente como muertes accidentales.

Si ese enfoque es más ampliamente adoptado, los traficantes de drogas que son arrestados, pero que típicamente están de regreso en las calles, pronto se encontrarán en cambio detrás de las rejas bajo cargos más rígidos, más relacionados a la muerte y la carnicería que están causando.

En el sur de Ohio, el problema de los opioides está más allá del simple forraje para los debates presupuestarios partidarios. Estamos tratando con proveedores de veneno que llevan a cabo un ataque en tiempo real a nuestras comunidades. Cuando se trata del flujo de drogas mortales hacia los Estados Unidos y comunidades como Hillsboro, tenemos que combatirla fuera del alcance de los típicos programas de prevención del uso indebido de drogas.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---