En medio de la sequía, bajan 90% el presupuesto para programa forestal

**Las aportaciones del Gobierno Federal en este rubro para Chihuahua, pasaron de 195.5 mdp al cierre de 2020, a 17.5 mdp ejercidos en los primeros 5 meses de este año.


En medio de la sequía, bajan 90% el presupuesto para programa forestal

La Crónica de Chihuahua
26 de mayo, 08:35 am

Paloma Sánchez/
El Heraldo de Chihuahua

El Programa Nacional Forestal de la Comisión Nacional Forestal disminuyó en las aportaciones realizadas al estado de Chihuahua, al pasar de 195 millones 582 mil 153 pesos ejercidos durante 2020 a 17 millones 565 mil 415 pesos ejercidos durante 2021, es decir, que en casi medio año se ha destinado menos del 10% del total del ejercicio anterior.

Así lo presentó la Conafor en un informe de los apoyos entregados a las entidades federativas a través del Programa Nacional Forestal, en su apartado de Apoyos Asignados, en la que se aprecia una reducción considerable entre un año y otro a lo entregado al estado de Chihuahua, de acuerdo con la actualización fechada el 20 de mayo de 2021.

En el tema de brigadas, este año 2021 se apoyó con 3 millones 572 mil 800 pesos para la integración de siete brigadas de combate a incendios forestales; adicionalmente se benefició a 17 municipios con un monto por 764 mil 895 pesos a cada uno, resultando un total de 13 millones 003 mil 215 pesos.

Este 2021, en su informe del Pronafor, los recursos federales se han clasificado de la siguiente manera: bajo el concepto de brigadas de protección forestal en incendios, 13 millones 0 mil 215 pesos; brigadas rurales de manejo del fuego 3 millones 572 mil 800 pesos; asistencia técnica 524 mil 650 pesos; costo de oportunidad 374 mil 750 pesos y restauración de suelo en cárcavas 90 mil pesos.

Ingeniero forestal Óscar Estrada Murrieta, especialista en el tema de bosques, explicó el descenso de presupuesto de la Comisión Nacional Forestal, considerando los años entre 2013 y 2016, cuando el presupuesto anual fue de 7 mil millones de pesos, ya 2017 y 2018 bajó a 4 mil millones de pesos, es decir un descenso presupuestal del 40%. Sobre esa base, para 2019, bajó a 2 mil 765 millones de pesos. Luego el 2020 fueron 2 mil 586 y para este 2021, es de 2 mil 362 millones de pesos; sigue bajando el presupuesto de la Conafor.

“Los bosques juegan un papel muy importante para la sociedad en general. No solamente hay que verlos como productores de madera, sino que son el hábitat que conserva muchísimas especies de plantas y animales, a la diversidad. Protege los suelos en las partes altas de las montañas y evita que esos suelos se arrastren hacia las presas, que se azolven. Los bosques son prácticamente verdaderas fábricas del agua, que la captan, la infiltran y hace que se formen corrientes permanentes, que finalmente van a los ríos y a las presas”, destacó el ingeniero Estrada Murrieta.

En ese sentido, manifestó que la dependencia encargada de conservar y manejar sustentablemente los bosques es la Conafor, -la Ley Forestal lo establece-, y señaló que reducir el presupuesto significa incrementar el riesgo de la degradación y pérdida de bosques, con todas las consecuencias negativas que eso va a tener.

La inversión se deriva por diferentes canales, que van desde los programas de conservación, protección contra incendios forestales, programas de conservación de suelos y reforestación. Los programas de apoyo se otorgan y además de estar regenerando, protegiendo los bosques, generan empleos en la sierra. Los ejidos que otorgan estos apoyos pagan jornales entre la misma gente, a cambio de que realicen una actividad en la protección de bosques.

“La conservación de los bosques debe ser prioridad nacional; sin embargo, en 2019, en los programas de apoyo a productores, eran por mil 960 millones, como el 70% del presupuesto total. En 2020 bajó a casi mil 31 millones, casi la mitad; y este 2021 son 825 millones de pesos”, dijo.

Aunado a la reducción del presupuesto, el problema de la sequía acarrea dos situaciones de muy alto riesgo, la primera son los incendios forestales. De agosto de 2020 a la fecha tenemos un déficit de lluvia del 70%, la vegetación está seca, avanzan mucho más rápido y causan más daño, por lo que la sequía agravó el riesgo de daño por incendios forestales. Adicionalmente, está el riesgo de que se presenten plagas en los bosques, porque con la sequía los árboles se debilitan y los hace más susceptibles al ataque de plagas. Además se secan los árboles por el efecto directo de la sequía.

“Esta es una situación muy grave que debería atenderse con recursos emergentes y directos por la situación. Tener conciencia clara de la situación de riesgo que hay en los bosques por la sequía y que se evite usar el fuego, para nada, estando en el bosque, ni fogatas, ni nada. Tendría que implementarse un programa emergente de apoyo a la conservación y buen manejo de los bosques”, finalizó.