"En 3 días van a tener noticias, yo me encargo", prometió el titular de la Sedena

** "Ya van 120 (días) y no tenemos ninguna", cuestiona el sacerdote Javier "Pato" Ávila tras nulos resultados del asesinato de jesuitas en Cerocahui.


La Crónica de Chihuahua
23 de octubre, 12:52 pm

Federico Martínez Vargas/
El Diario

Chihuahua, Chih.– El sacerdote jesuita Javier Pato" Ávila sostuvo que, a 120 días del crimen de sus compañeros en una iglesia de la comunidad de Cerocahui, no han tenido información alguna del caso, pese a que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) les había dicho que “en tres días esperaran noticias”, en específico de la detención de José Noriel Portillo Gil, “El Chueco”.

“Recién sucedió ese evento (la muerte de los sacerdotes), yo recuerdo que un elemento de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que estaba en el grupo con quienes estábamos dialogando con la gobernadora del estado, dijo ese día: ‘en tres días van a tener noticias, ya verán, yo me encargo’; tres días, ya va 120 días y no tenemos ninguna noticia”, comentó el padre vía telefónica.

En cuanto a que se cumplieron cuatro meses de que “El Chueco” asesinó a los cuatro habitantes de Cerocahui, “El Pato” Ávila mencionó que “no se ve claro ni se sabe hasta qué niveles estén haciendo investigaciones las autoridades correspondientes”.

“Hemos tenido diálogos con el fiscal general y el secretario de Gobierno del Estado, los superiores jesuitas han tenido diálogos con autoridades federales y bueno, hay promesas, pero estamos hartos de promesas de los gobiernos”, comentó.

‘País militarizado’

El sacerdote expresó que no es posible que el país esté militarizado de una manera “tan descarada” y que no sean capaces de detener a un delincuente.

Respecto al rumor que se esparció en los últimos días en Cerocahui de que se había visto de nuevo a Portillo Gil rondar por ahí, el sacerdote expresó que eso lo leyó en los medios, pero que al no saber nada del tema no podía opinar al respecto, asintiendo que actualmente la comunidad sigue con sentimientos de dolor, tristeza y miedo al no haber una solución real al conflicto ni a la petición de verdad y justicia.

“La muerte nunca se toma tranquila, para cualquier persona y cuando la muerte como fueron las de los dos padres, pues todavía es mucho más doloroso y a eso se suma el nivel de impunidad en que se sigue viviendo y manejando, no sólo la muerte de los dos padres, está el guía de turistas Pedro y el otro muchacho, Paul, son cuatro muertes que quedan en impunidad”, refirió en torno a que se cumplieron ya cuatro meses del asesinato.