El río San Pedro cobra factura a quienes pretenden urbanizarlo

**En las fotografías se muestra una porción del Boulevard Eduardo Nájera, destruido por la crecida de río, y granjas construidas dentro del cauce original del río, zona que naturalmente se inunda en las crecidas.


El río San Pedro cobra factura a quienes pretenden urbanizarlo

La Crónica de Chihuahua
5 de septiembre, 13:04 pm

Fuente:
Vida en el Río San Pedro, Chihuahua, México

Meoqui, Chihuahua.- Cuando se fracciona un ecosistema, como el río San Pedro, además de destruir el hábitat de cientos de especies de seres vivos, se tiene el riesgo de sufrir pérdidas materiales y de exponer la vida del ser humano.

En las fotografías se muestra una porción del Boulevard Eduardo Nájera, destruido por la crecida de río, y granjas construidas dentro del cauce original del río, zona que naturalmente se inunda en las crecidas y que pretenden contener construyendo una avenida. Otros caminos y ranchos adyacentes al río también están derrumbados o bajo el agua.

La urbanización del río San Pedro, donde urbanizar, de acuerdo a la Real Academia Española, consiste en “acondicionar una porción de terreno y prepararlo para su uso urbano, abriendo calles y dotándolas de luz, pavimento y demás servicios”, ocasiona daños ambientales al Humedal de Importancia Internacional. La Ley Federal de Responsabilidad Ambiental define un daño ambiental como una modificación adversa y medible o una pérdida de un hábitat de un ecosistema, o bien de los elementos o recursos naturales que lo componen.

También se considera daño ambiental a la pérdida o deterioro de las condiciones químicas, físicas o biológicas o de las relaciones que existen entre estos factores, o de los servicios ambientales que un hábitat o las condiciones mencionadas de un ecosistema nos proporcionan.