«El mundo tendrá un ganador tanto del coronavirus como de la crisis económica y no será EEUU»

**Es probable que el PIB mundial se reduzca en un 15-20%, al menos en términos de volumen; el comercio internacional se reducirá en más del 20%, el desempleo alcanzará y luego superará el 15% en EEUU y el 40% en algunos países.


«El mundo tendrá un ganador tanto del coronavirus como de la crisis económica y no será EEUU»

La Crónica de Chihuahua
5 de abril, 07:19 am

© REUTERS/
Umit Bektas

Sputnik habló con Boyan Durankev, un economista de Bulgaria, sobre la crisis económica causada por el brote de coronavirus y las consecuencias que podría tener para la Unión Europea.

El especialista admitió que la crisis actual, que ya se ha hecho evidente, «será más seria que la Gran Depresión». Sin embargo, indicó que sus razones son diferentes. A diferencia de las causas puramente económicas de la crisis de hace casi un siglo, ahora «el factor exógeno (coronavirus) se combinó con los factores endógenos de la economía mundial», indicó Boyan Durankev, profesor de Economía de la Escuela Superior de Seguridad y Finanzas en Sofía.

Entre las causas, enumeró un grave desequilibrio en los países desarrollados: la prevalencia de los servicios sobre la producción material, la prevalencia de la propiedad privada sobre la pública en la esfera de la atención de la salud y la farmacia, la creencia religiosa en la infalibilidad del mercado libre, las guerras comerciales abiertas y ocultas, la interrupción de las cadenas de suministro, el colapso de los precios del petróleo y las sanciones no respaldadas por la ONU que han enfriado seriamente los lazos económicos regionales.

«La actual crisis económica comenzó antes del brote de coronavirus, pero se está profundizando debido a él», enfatizó.

¿Qué se puede esperar para la economía mundial?

El economista denunció que el mundo está en la etapa de una cuarta guerra mundial contra un enemigo invisible, el virus.

«En tales situaciones, los sectores y actividades esenciales siempre pasan a primer plano, mientras que los insignificantes se envían temporalmente al congelador y algunos al cementerio o limitan sus actividades», señaló.

El especialista pronosticó las consecuencias para la economía mundial si la pandemia dura seis meses a partir del 10.01.20, el día siguiente después de que China informara sobre el nuevo tipo de coronavirus.

Según él, es probable que el PIB mundial se reduzca en un 15-20%, al menos en términos de volumen; el comercio internacional se reducirá en más del 20%, el desempleo alcanzará y luego superará el 15% en EEUU y el 40% en algunos países, incluso debido a las nuevas tecnologías que reemplazan a las personas.

«Otros seis meses, y el mundo tendrá un ganador real tanto del coronavirus como de la recesión económica. Supongo que no será EEUU. Serán los países con una fuerte y sabia coordinación económica», recalcó.

Los grandes beneficiados por el coronavirus

El experto evaluó el papel del Estado que «resulta ser tanto un coordinador, como un empleador y un escudo social de último recurso».

Además, la asistencia internacional de China, Rusia y Cuba y otros países ’malos’ para los halcones resultó ser más importante que los documentos del FMI, porque la demanda ahora no es de dinero, sino de bienes y servicios reales, apuntó.

Durankev constató la renuencia de la OTAN a defenderse en una guerra bacteriológica contra el coronavirus con gastos de alrededor del 2% de su PIB a la defensa.

La pandemia causa síntomas de colapso en la UE neoliberal

Por su parte, a la UE también le falta la coordinación y planes comunes para combatir el virus.

«La Unión Europea, que derribó el Muro de Berlín en medio de aplausos, se ha dividido ahora en sus partes constitutivas y ha levantado muros no solo entre países, sino también entre ciudades», indicó.

En esta situación denunció el regreso de los Estados nacionales, «en la medida de lo posible y a través de lo que está disponible». Para Durankev, no es la mejor solución, pero sigue siendo una solución.

En su opinión, la OTAN y la UE, tal y como están, funcionan sin un objetivo claro y sin una coordinación total y se encuentran ante una alternativa.

«Ambas organizaciones, incluso antes de que termine la crisis del coronavirus, se enfrentan a una alternativa: o bien cambiar significativamente en consonancia con las amenazas mundiales y, en particular, paneuropeas, en lugar de las imaginarias, o bien, repetir el destino de los dinosaurios», afirmó, al agregar que «una pequeña criatura como el coronavirus ha obligado a casi 8.000 millones de personas a reconsiderar su estilo de vida y las amenazas a las que se enfrentan».

Asimismo, el economista propuso varias medidas concretas para superar la crisis que se avecina.

«La crisis no fue generada por el virus»: cómo ha cambiado la economía mundial
Para él, la primera medida es intransigente: no hay límite de gastos para ayudar a los hospitales y proveedores a luchar contra la pandemia.

Asimismo, señaló la necesidad de la expansión y el enriquecimiento de los instrumentos fiscales. Además, todos los pagos de ingresos procedentes de la UE en el extranjero a jurisdicciones extraterritoriales deberían ser gravados. También enumeró las medidas suplementarias estándares que son interés cero o negativo y flexibilización cuantitativa.

«El Gobierno debería utilizar incentivos fiscales a gran escala, incluso mediante pagos directos en efectivo para los hogares en dificultades», afirmó.

Al mismo tiempo, Durankev expresó el temor de que a algunos políticos les guste el puesto de salvadores de la nación incluso después de que el estado de emergencia haya terminado en todos los Estados miembros.

Asimismo expresó la esperanza de que la UE no olvidará a quién ayudó a los países más afectados durante los tiempos más difíciles.

«Si la UE es un sistema autónomo, debería detener no solo todas las sanciones, sino también recordar una palabra como cooperación», concluyó el economista.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---