El alcalde de morena en Tláhuac se olvidó rápidamente de sus promesas

**Durante los cuatro meses que lleva al frente del gobierno de Tláhuac no se ve la mano bienhechora de “Primero los pobres” que prometió el morenista. Al contrario, el nuevo alcalde ha dejado ver su rostro sin máscara de un burócrata de lo peor.


El alcalde de morena en Tláhuac se olvidó rápidamente de sus promesas

La Crónica de Chihuahua
5 de marzo, 18:21 pm

Por Gloria Brito Nájera

Raymundo Martínez Vite es el nombre del alcalde morenista de Tláhuac, el mismo que en campaña pregonaba a los cuatro vientos que si la gente le favorecía con sus votos, en su gobierno “habría una atención integral con el fin de cambiar el rostro de la realidad que viven los más necesitados”, lo cual sería la continuidad del progreso iniciado en el trienio pasado por Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), su partido. A esta última afirmación sacada de la manga de Martínez Vite, vale decir simple y llanamente que no existe tal progreso heredado. ¿Dónde está lo que no se ve ni existe?

Durante los cuatro meses que lleva al frente del gobierno de Tláhuac no se ve la mano bienhechora de “Primero los pobres” que prometió el morenista. Al contrario, el nuevo alcalde ha dejado ver su rostro sin máscara del funcionario que es un burócrata de lo peor, insensible a las demandas de los más pobres y marginados de sus gobernados. Nada de lo que prometió en campaña está cumpliendo y quien sabe para cuándo vaya a cambiar su reaccionaria actitud. Bien dice él dicho, “Árbol que crece torcido, nunca su rama endereza”.

Tláhuac es una alcaldía situada en el oriente de la capital mexicana, donde habitan 361 mil personas, de las cuales el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) encontró que:

  • Ciento treinta y ocho mil ciento sesenta y ocho (138,168) personas son pobres.
  • Trece mil quinientos cuarenta y siete (13,547) sufren de pobreza extrema.
  • Ciento setenta y nueve mil ochocientas cuatro (179,804) no tienen acceso a servicios de salud.
  • Treinta y seis mil doscientas cinco (36,205) habitan en viviendas de mala calidad.
  • Diez mil novecientas ochenta y uno (10,981) no cuentan con los servicios básicos.
  • Setenta y dos mil cuatro cientos diez y seis (72,416) padecen carencia de alimentos.
  • Cuarenta y tres mil ciento sesenta y dos (43,162) presentan rezago educativo.

Datos que, a un buen gobernante, harían palidecer de pena y urgencia por corregir, pero a Raymundo Martínez Vite estos datos de pobreza le importan un cacahuate. La prueba más clara, que no merece discusión y que confirma nuestra opinión sobre el alcalde es la siguiente:

El pasado 15 de febrero, una comisión de antorchistas de esta demarcación se reunió con él para pedirle que cumpliera sus compromisos de campaña solucionando sentidas demandas de obras, como la instalación de una red de agua potable para ocho barrios y parajes, introducción de drenaje en 18 comunidades, la pavimentación de siete calles, el bacheo en siete barrios y los desazolves del drenaje en otros tantos, todas estas peticiones muy urgentes y de primera necesidad de habitantes de éstos lugares; sin embargo, este señor dejó de lado su palabra de mejorar las condiciones de vida de ésta multitud de ciudadanos.

El argumento que utilizó es que los recursos no se malgastarían en colonias que ni siquiera son regulares. En esta alcaldía existen más de 100 asentamientos irregulares, habitados por familias que tienen viviendo en estas zonas hasta 30 años o más y que llegaron a asentarse aquí por necesidad, ya que no cuentan con los recursos necesarios para mudarse a otro lado.

La situación en la que viven todas estas familias es inhumana puesto que no cuentan, como queda dicho, con agua potable, luz eléctrica, drenaje, y por décadas han tenido que soportar estas carencias a las que las autoridades las han condenado debido a su condición, como si en este país existieran ciudadanos de primera, segunda y tercera.

El Movimiento Antorchista, sabedor de las condiciones tan difíciles en la que viven miles de familias que habitan estos predios, ha solicitado desde hace años de manera enérgica con movilizaciones de los afectados, la regularización de estas colonias. La falta de interés por la insensibilidad e irresponsabilidad de las autoridades morenistas actuales y pasadas sigue poniendo al orden del día, la movilización más amplia de los afectados y la solidaridad de todos.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---