Edomex: contienda electoral decisiva

REPORTAJE ESPECIAL


Edomex: contienda electoral decisiva

La Crónica de Chihuahua
21 de febrero, 18:00 pm

/facebook @twitter
Martín Morales

En los reacomodos de fuerzas políticas rumbo a la elección de gobernador del cuatro de junio en el Estado de México (Edomex), se aprecia el inicio de la lucha por el poder, en ruta hacia la presidencial de 2018, en que se percibe la sombra del mandatario estadounidense, Donald Trump.

En el preludio de las negociaciones mexicanas en materia de comercio, migración y seguridad, políticos de diverso cuño, y sobre todo, conocidos aspirantes presidenciales, se han lanzado en las últimas semanas a reunirse lo mismo con funcionarios del gobierno de Trump, que con miembros de organizaciones de migrantes en Estados Unidos (EE. UU.), para prometer a estos últimos apoyo ante las políticas de deportación del actual gobierno.

Este mes de enero lo hicieron Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN, con fuertes nexos en aquel país, quien incluso tiene a su familia viviendo en Atlanta, y que según publicaciones recientes, es bien visto en la propia administración estadounidense; también está el caso de Luis Videgaray, hoy canciller mexicano, quien tiene contacto directo con Jared Kushner, yerno de Trump.

Andrés Manuel López Obrador, de Morena, es otro de los políticos que realizan campaña en EE. UU., donde apenas el siete de febrero, apareció en una entrevista para la cadena Univisión, en la que habló de cómo negociaría con Trump si fuera Presidente. Otros visitantes han sido el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, e incluso Enrique Ochoa, dirigente nacional del PRI, mientras el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo mantener contacto permanente con el secretario de Seguridad de EE. UU., John Kelly, con quien se reunirá en la Ciudad de México, según su anuncio del día siete.

Analistas han publicado en días recientes, lo mismo sobre un presunto acuerdo político con la administración de Trump, para la transición presidencial, lo que implicaría la entrega al PAN de la gubernatura del Edomex para abrir cancha a su dirigente Ricardo Anaya hacia las elecciones presidenciales de 2018, aunque de manera similar se ha mencionado el caso del priista Luis Videgaray, destacando para ello su evidente cercanía con el equipo central del mandatario estadounidense.

Asimismo, se ha citado el caso de López Obrador, que se deja ver diligente en sus visitas a EE. UU., y hoy parece contar con el respaldo de empresarios, como lo ha destacado el regiomontano Arturo Romo Gutiérrez, ahora coordinador del “Proyecto de Nación 2018-2024” quien en una entrevista radiofónica en México, el siete de febrero, aseguró que al 80 por ciento del sector empresarial “AMLO ya no les genera miedo”.

Alianzas y coaliciones
En este contexto, al inicio de 2017 se derrumbó la alianza entre los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) en torno a un candidato común en las elecciones del Edomex –coalición de la que se habló mucho a finales de 2016– que generó un reposicionamiento de fuerzas políticas que aún continúa. PRD y PAN han entrado ya a la fase de la nominación de sus respectivos candidatos a la gubernatura.

Los perredistas amarraron una alianza con el Partido del Trabajo (PT), en tanto el PRI nominará a su aspirante, el tres de marzo, mediante una coalición con los partidos Verde Ecologista de México (PVEM), Nueva Alianza (Panal) y Encuentro Social (PES). Morena, postulará a la candidata que López Obrador designó desde junio de 2016.

En el caso del PRI, de seis aspirantes a la candidatura, sólo quedó Alfredo del Mazo Maza, hijo y nieto de dos ex gobernadores homónimos; originario de Atlacomulco y primo de Enrique Peña Nieto y de la secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Carolina Monroy del Mazo.

Importancia estratégica
La contienda mexiquense –al igual que las de Coahuila y Nayarit– tendrá lugar un año después de que el PRI perdiera siete de las 12 gubernaturas estatales que estuvieron en juego en 2016, entre las que destacaron cuatro de sus ex bastiones electorales (Durango, Quintana Roo, Veracruz y Tamaulipas) y tres donde anteriormente había alternado con la oposición (Chihuahua, Aguascalientes y Puebla). En esas entidades el ganador fue el PAN.

Analistas han destacado la importancia de estos comicios estatales hacia los de 2018, al ser la entidad con el padrón electoral más grande del país (más de 11.4 millones de personas) y por ser un bastión del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

la analista política, investigadora en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), María Eugenia Valdés Vega dijo en conversación con este semanario:

“Tener el padrón más grande hace importante electoralmente al Edomex para las presidenciales de 2018, pero no solamente eso: es un estado políticamente muy importante, porque ahí hay una clase política muy hegemónica, que se ha mantenido en el poder hasta ahora, y que en este 2017 enfrentará un riesgo muy grande de perder el gobierno.

Pero no creo que si Josefina Vázquez Mota fuera la candidata del PAN, la vaya a tener tan fácil; hay otras precandidaturas dentro del PAN. Vázquez Mota es un cartucho quemado; no la veo con mucha fuerza. Y creo que, por su parte, Alfredo del Mazo, como publicó un periódico hace poco, se sacó la «rifa del tigre» con su candidatura”.

“Yo creo que cuando un electorado se decide, cambia un escenario político. Podemos hacer análisis, pero debemos contar con el voto de la gente. Y la gente está muy enojada, aunque yo no estoy segura todavía de que en el Edomex quieran que se sustituya al PRI por el PAN.

Es difícil hacer anticipaciones, cuando no tenemos enfrente todavía las candidaturas”, señaló la doctora Valdés.

“El voto rural va a tener mucho peso en la elección, y ahí votan por el PRI; en las ciudades, las cosas pueden ser diferentes. Por ejemplo, está el caso de Delfina Gómez (virtual candidata de Morena), que proviene del sector magisterial, yo creo que podría atraer más el voto en las ciudades, aunque no es Deflina Gómez, es López Obrador.

“En el PAN, en todo caso, tendrían que apoyarse en el voto de lo que antes era el Corredor Azul (zona conurbada que encabeza Naucalpan), pero aún no podemos hacer más análisis porque en este momento no hay candidato panista formalmente”.

La doctora Valdés comentó sobre la alianza PAN-PRD: “hubiera sido un salvavidas para el PRD, pero tenía muchos riesgos que no quisieron correr; contó mucho la burocracia partidista a nivel estatal”, apuntó la analista.

La candidatura priista
Alfredo del Mazo se convertirá en candidato oficial de la alianza encabezada por el PRI el próximo tres de marzo. Fue el único precandidato registrado para la selección interna de su partido el 27 de enero, último día para realizar el trámite.

Los demás aspirantes a la candidatura priista declinaron. Entre ellos, Ana Lilia Herrera Anzaldo, Secretaria de Educación del actual gobernador mexiquense y los diputados federales Carolina Monroy del Mazo, secretaria general del PRI, y Carlos Iriarte Mercado, dirigente estatal del PRI mexiquense.

También se bajaron de la contienda interna Ricardo Aguilar Castillo, Secretario de Competitividad de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa); y Ernesto Nemer Álvarez, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

José Manzur Quiroga, secretario general de gobierno en el Edomex, rechazó hacer un pronunciamiento en favor de Del Mazo. “Yo soy secretario general de gobierno y tengo que darles seguridad a todos los partidos de que vamos a tener una elección en paz, una elección copiosa y dar las facilidades para que los mexiquenses vayan a expresar su voluntad el próximo cuatro de junio”, dijo.

Antes de ser diputado federal, Alfredo del Mazo fue presidente municipal de Huixquilucan. En 2011 en la contienda por la candidatura a gobernador declinó a favor del exalcalde de Ecatepec, Eruviel Ávila. Es licenciado en administración de empresas, egresado del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Ricardo Anaya, «gran elector»
Por lo que toca al PAN, una vez rota la posibilidad de una alianza con el PRD, el viernes tres de enero Ricardo Anaya, dirigente nacional de este partido, y aspirante presidencial, consiguió hacer valer, para el caso del Edomex, una facultad estatutaria partidista, que en este caso le permitirá nombrar directamente al aspirante a gobernador del Edomex, alegando que no existen condiciones para una elección interna en la entidad.

Al empezar el año, Anaya encabezó una reunión privada de la Comisión Permanente Nacional para impulsar la candidatura a gobernadora de la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota, misma que diversos analistas dan por hecho, a esa reunión asistió el expresidente Felipe Calderón, la propia Vázquez Mota, y los gobernadores estatales panistas.

Sin embargo, Vázquez Mota no ha probado cumplir la residencia efectiva en territorio mexiquense, no menor a tres años, o vecina del mismo, con residencia efectiva no menor a cinco años, anteriores al día de la elección, conforme a la legislación electoral local.

No obstante, Anaya se ha empecinado en nombrarla candidata -han descrito analistas- por ser su aparente eslabón para ganar el Edomex y amarrar su nominación como aspirante presidencial en 2018.

El también precandidato panista Ulises Ramírez, quien es diputado federal y está apoyado por el gobernador poblano Rafael Moreno Valle, también aspirante presidencial del PAN, había exigido que la nominación del abanderado se hiciera por medio de una contienda interna y no por designación.

Pero el equipo de Anaya argumentó en contra de eso presuntas inconsistencias en el 53 por ciento de los registros del padrón partidista de la entidad; es decir, arguyó que no había padrón partidista como para hacer una elección interna, por lo cual, el candidato debía ser designado por la dirigencia nacional, es decir, por Anaya. Finalmente, y a pesar de la protesta de Calderón, Ricardo Anaya consiguió su objetivo.

De concretarse esta designación, quedarán descartados otros aspirantes del PAN-Edomex: el diputado federal Ulises Ramírez; el exalcalde de Naucalpan, José Luis Durán Reveles; Juan Rodolfo Sánchez Gómez y Juan Carlos Núñez Armas, ex ediles de Toluca, y la senadora Laura Rojas.

La jugada morenista
Mientras los partidos políticos de derecha, PRI y PAN, establecen condiciones para mantener el control político del Edomex y del país, Andrés Manuel López Obrador lanza como su candidata a gobernadora a la exalcaldesa de Texcoco (2012-2015) y diputada federal, Delfina Gómez Álvarez, nombrada en los hechos desde junio de 2016, quien será postulada el tres de marzo.

Delfina Gómez dejó una estela de represión y desorden en ese municipio mexiquense, como lo denunciaron en su momento líderes sociales de la región. Gómez fue señalada reiteradamente por activistas sociales texcocanos como responsable de constante hostigamiento, persecución policiaca y acusaciones infundadas en represalia por su lucha en favor de los más desfavorecidos del municipio, tal como divulgó en su momento este semanario.

De acuerdo con las denuncias de estos activistas sociales, durante su gestión municipal, 2012-2015, asesorada por los ex ediles antes perredistas ahora morenistas, Horacio Duarte e Higinio Martínez, Delfina Gómez estableció un frente mediático en contra de aquellos; otro jurídico para presentar denuncias y uno más policiaco-represivo. Este grupo se ha pasado el poder como estafeta. Actualmente, Higinio Martínez -la cabeza del cacicazgo gobernante azhí- es nuevamente edil de Texcoco, mientras Gómez quiere ser gobernadora del Edomex.

La designación de Gómez Álvarez, fue resuelta directamente por AMLO el 18 de junio de 2016, cuando la nombró “Promotora de la Soberanía Nacional” para el Edomex, y a partir de aquel mismo día ella se lanzó a una gira anticipada por los 125 municipios de la entidad.

A pesar de su pre-designación, una vez que Gómez solicitó licencia como legisladora federal por Morena, el 11 de enero de 2017, fue inscrita como aspirante a la candidatura de Morena, el día 18 de enero, en un acto en el que la acompañaron Horacio Duarte, representante de Morena ante el Consejo General del IEEM y Yeidckol Polevnsky Gurwitz, secretaria general del mismo partido.

Como evidencia de su actividad electoral anticipada, el pasado el dos de febrero, el INE ordenó el retiro de spots de radio y televisión en los que Delfina Gómez prometía que en caso de ganar Morena la elección del cuatro de junio, habrá un programa “Adultos Mayores Edomex”, cuyas pensiones supuestamente se duplicarían.

El PRD y sus alianzas
Mientras tanto, y tras el fracaso de su alianza con el PAN, el PRD procuró amarrar alguna otra y la hizo con uno de los dos partidos que estaban disponibles, el PT. El otro partido era Movimiento Ciudadano (MC), que hasta el cierre de esta edición, no había definido cómo participará en las elecciones estatales.

Durante su sesión del dos de enero, el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) aprobó el registro de la coalición formada por PRI-PVEM-Panal-PES, y también la integrada por los partidos PRD y PT, que fue denominada “El Cambio es Posible”, cuyo candidato será el mismo que postule el PRD.

Uno de los aspirantes a la candidatura de este partido es el diputado mexiquense Juan Zepeda Hernández, quien emulando al exgobernador panista de Puebla, Rafael Moreno Valle, desde finales del año pasado desplegó una millonaria campaña publicitaria a través de una revista que publicó su foto en la portada anunciando el artículo Juan Zepeda. Un caso de éxito en seguridad pública, en el que se hace mención de sus presuntos triunfos en esa materia cuando fue alcalde de Nezahualcóyotl. La descripción de esos éxitos ocupó la mitad de las 16 páginas de la publicación.

Al igual que en el caso de Moreno Valle, el Instituto Nacional Electoral (INE) ordenó el retiro de su propaganda electoral anticipada, pero igual que en el caso del exgobernador poblano, la publicidad se mantuvo. Al cierre de esta edición, aún se podía observar la imagen de la publicación en pasillos y vagones del Metro de la capital.

Tras los cuestionamientos a su campaña publicitaria, el tres de noviembre de 2016, el también coordinador de los diputados perredistas mexiquenses argumentó que solamente había colocado 293 espectaculares, los cuales rentó “por 15 días” y que el costo de su campaña había sido sólo de ocho millones 449 mil 472 pesos, seis millones de los cuales fueron aportados por sus amigos, y el resto provinieron de sus ahorros personales, dijo Zepeda.

Ana Yurixi Leyva Piñón, secretaria general del PRD mexiquense, había exigido el 31 de octubre de 2016 que Zepeda explicara de dónde había sacado tanto dinero para pagar ese despliegue publicitario, que estimó en no menos de 30 millones de pesos.

“Nosotros calculamos que gastó más de 30 millones de pesos; es evidente que hay un derroche de recursos; tememos que se sacaron recursos del Programa de Apoyo a la Comunidad (PAC) y se está cambiando la finalidad de estos recursos. Por eso es importante que explique el gasto”, dijo la dirigente partidista.

Pese a todo esto y con el visto bueno del “chuchismo” o Nueva Izquierda (NI), la tribu que dirige el PRD nacional, Zepeda fue registrado como pre-candidato el 18 de enero de 2017, para una contienda “en igualdad de condiciones” que terminará el dos de marzo y se definirá en la elección interna del cinco de marzo, en la que también participarán los perredistas Plácido López, Max Correa, Eduardo Neri y Javier Salinas.

Mientras tanto, en el PT, partido coaligado con el PRD, la situación interna se complica, por el conflicto que sostienen el dirigente estatal Óscar González Yáñez y el coordinador de los diputados locales en el Congreso mexiquense, Carlos Sánchez Sánchez, agravado por la alianza con el PRD.

Candidatos independientes
Hasta el cierre de edición había inscritos en el IEEM 10 candidatos independientes al gobierno local, entre ellos resalta Isidro Pastor Medrano, quien era titular de la Secretaría de Movilidad en la administración de Eruviel Ávila. Se inscribió el ocho de enero. A pesar de ser originario de Atlacomulco, ha tenido desencuentros con integrantes del mismo grupo.

Interrogado sobre su candidatura independiente, Pastor negó ser un “plan B” del PRI local o del gobernador Eruviel Ávila: “Yo dejé de ser militante del PRI desde el año 2004 o principios de 2005, cuando la Comisión de Justicia partidaria me suspendió mis derechos. Desde entonces no soy militante absoluto de ningún partido político”, afirmó.

Pastor fue dirigente estatal del PRI en 2002 y después coordinador de la bancada del PRI en la 54 Legislatura local, durante el sexenio de Arturo Montiel Rojas. En 2004 fue contendiente de Enrique Peña Nieto y Carlos Hank Rhon en la disputa por la candidatura priista al gobierno local, que finalmente obtuvo Peña Nieto.

En ese mismo año fue cuando le suspendieron a Isidro Pastor sus derechos partidarios, por violentar una sesión del Consejo Político Estatal, inconforme por el proceso de selección del abanderado priista. El 11 de diciembre de 2004 se introdujo violentamente, con el apoyo de 100 personas, para tratar de agredir a los miembros del Consejo Político, según denuncias de su propio partido. Finamente lo expulsaron del PRI el cuatro de abril de 2005, acusado, incluso, de traición, por haberse integrado a la campaña del entonces candidato del PAN al gobierno estatal, Rubén Mendoza Ayala, también, en protesta por no haber obtenido la nominación del PRI.

El IEEM le aprobó a Pastor su inscripción el 15 de enero y ahora debe avalar su posible registro como candidato independiente con 328 mil 740 firmas de ciudadanos que habiten en al menos 64 de los 125 municipios del estado (la mitad de los que hay en la entidad).

De los 10 aspirantes independientes que participarán en este proceso previo, ocho fueron autorizados directamente por el IEEM y dos más con sendas sentencias del Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM), que el dos de febrero pasado respaldó la inscripción de Jonatán Martínez Leal y Humberto Vega Villicaña.

En la primera parte del procedimiento fueron inscritos Isidro Pastor Medrano; Erasto Armando Alemán Mayen; Marciano Javier Ramírez Trinidad; Guillermo Eduardo Antonio Ortiz Solalinde; María Teresa Castell de Oro Palacios; Vicente Sánchez Fabila; Andrés Cantinca Sánchez y Abelardo Gorostieta Uribe. Todos ellos tienen hasta el 16 de marzo para conseguir más de 300 mil firmas de apoyo de habitantes de la mitad de los municipios del estado.

Éste es el panorama político local que existe a menos de cinco meses de la elección de gobernador mexiquense del próximo cuatro de junio, estado que por su importancia estratégica nacional constituye una prueba de laboratorio electoral para la elección presidencial de 2018.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---