Despide constructora de Heineken a obreros que mantenía como esclavos

**Los obligaban a cubrir jornadas laborales de 15 o 20 horas, en condiciones infrahumanas, insalubres, en espacios que compartían hasta 45 personas.


Despide constructora de Heineken a obreros que mantenía como esclavos

La Crónica de Chihuahua
6 de abril, 17:00 pm

El Diario

Meoqui, Chihuahua.- Un grupo de 30 trabajadores de la construcción, originarios del estados del sur del país, que laboraban en la construcción de la empresa cervecera Heineken en Meoqui y que fueron despedidos injustificadamente por negarse a cubrir turnos laborales de hasta 15 o 18 horas, se manifestaron hoy en las instalaciones de la Junta de Conciliación y Arbitraje para presentar una demanda laboral grupal y denunciar que los tenían viviendo en condiciones infrahumanas.

Los quejosos, que se dedican al armado de fierro para el colado de cemento, denunciaron que el lunes como a las tres de la tarde, luego de finalizar una dura jornada laboral, prepotentemente, representantes de la empresa subcontratista Densa, les dijeron que tendrían que cubrir otra jornada de labores hasta las 10 o 12 de la noche, y debido a que estaban muy cansados, ya que laboran sábados, domingos y días festivos por el mismo sueldo, dijeron que no podían, a lo cual, un ingeniero con palabras altisonantes y ofensivas, les señaló que si no trabajaban podrían irse a sus lugares de origen, sin cubrirles su sueldo, bono o liquidación, y que hicieran lo que quisieran, que él tenía mucho dinero para “agarrar” más gente que quisiera trabajar como esclavos y por poco dinero.

Los trabajadores denunciaron que la empresa los tenían en condiciones infrahumanas, insalubres, en espacios que compartían hasta 45 personas, ahí vivían, comían, hacían sus necesidades y su limpieza personal, sin tener instalaciones adecuadas como camas, cocina y lo necesario para descansar, asearse y sin un mínimo de privacidad

Afirmaron que los obligaban a cubrir jornadas laborales de 15 o 20 horas, sin importar fines de semana o días festivos, y que en muchos de los casos descansaban solamente 4 horas por día.

El colmo fue cuando la mañana del miércoles, guardias de de seguridad de la empresa, lista en mano les negó el acceso a la obra sin siquiera darles oportunidad de recoger sus herramientas y cosas personales, por lo que tomaron la determinación de acudir a Conciliación y arbitraje, donde fueron atendidos por la licenciada Mireya Barrios que levantó la demanda laboral grupal.

Los quejosos anunciaron que presentarían una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y que pedirían apoyo al municipio para que les facilitaran lugares donde poder bañase y comida, ya que la empresa se negó a cubrirles su semana laborada y la liquidación.

Agregaron que no contaban con servicio médico ni estaban dados de alta en el seguro social, por lo que en caso de algún accidente leve o mortal estaban desprotegidos.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---