Desde 2006 han muerto 468 soldados en la lucha contra las drogas

**En nueve años, un militar ha fallecido por semana, en promedio


Desde 2006 han muerto 468 soldados en la lucha contra las drogas

La Crónica de Chihuahua
7 de agosto, 17:00 pm

Desde que comenzó la guerra contra las drogas, decretada por el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, han muerto 468 militares: 52 al año. Cuatro al mes. Uno a la semana. El 69% de los caídos eran soldados y cabos, revela un informe castrense.

En los últimos nueve años, los estados donde ha habido más bajas son Tamaulipas (113), Michoacán (53) y Sinaloa (50), indica el documento Relación de personal fallecido en la aplicación de la campaña permanente contra el narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, del 1 de diciembre de 2006 al 16 de enero de 2016, elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La estrategia del presidente Calderón de desplegar a militares en el combate al crimen organizado se ha continuado a lo largo de la última década. Según información de la Comisión Nacional de Seguridad, esta medida ha contribuido a capturar o abatir a cabecillas del Cártel del Golfo, Cártel del Pacífico, Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, Cártel de Sinaloa, Los Caballeros Templarios, Cártel Independiente de Acapulco y Cártel de Juárez, principalmente.

El informe obtenido por este diario muestra que el periodo más cruento fue 2010-2012, con 195 militares abatidos. Más de la mitad murieron por balazos, aunque también se registran bajas por descarga eléctrica y golpes de calor.

“Obviamente, se expuso a las Fuerzas Armadas a riesgo de la integridad física de sus elementos, pero también a una presión política. Dicho lo anterior, lo que demuestran las cifras es que una vez que los desplegaste [a los militares] es muy difícil retirarlos, porque no hay nada que los sustituya”, comenta Alejandro Hope, experto en seguridad.

El especialista explica que hay dos momentos rojos en la campaña: 2007, cuando los militares entran a tareas abiertas de seguridad pública, y 2010-2011, cuando se intensifica el despliegue de las Fuerzas Armadas en las tareas de combate al narcotráfico.

Mientras que en los últimos nueve años fallecieron 468 militares, el conteo Intervención legal y operaciones de guerra, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), registró mil 163 bajas civiles entre 2005 y 2014.

“A mayor despliegue, mayor posibilidad de enfrentamiento y de bajas”, explica Hope.

—¿Qué va a pasar en unos años, seguirá lo mismo? —se le cuestiona.

—La discusión desde hace 10 años ha sido: ¿Cómo regresamos a las Fuerzas Armadas a los cuarteles? No estoy seguro de que esa sea la pregunta correcta, porque no hay, en el horizonte cercano, muchas alternativas buenas. No hay condiciones para ese repliegue. La discusión que deberíamos de tener es: ¿Cómo construimos mejores reglas para esta intervención, cómo le damos institucionalidad a una intervención que se pensó temporal y subsidiaria, pero que acabó siendo permanente y sustitutiva?

—¿Cómo hacerlo?

—A lo mejor habría que pensar en la posibilidad de generar cuerpos intermedios. La idea original de la Gendarmería, pero no fuera del instituto armado, sino dentro. Habría que regular la participación desde el marco constitucional, acotarlo y fortalecer el control civil sobre las Fuerzas Armadas.

—¿Seguirán subiendo las cifras de militares caídos en el país?

—En la medida en que sigan desplegados, van a seguir habiendo estos hechos.

—¿Cómo pinta el escenario de violencia en México 2016?

—Pinta horrible, viene creciendo muchísimo. Este año vamos a cerrar con cerca de 24 mil víctimas de homicidio, según el Inegi. Es algo arriba de lo ocurrido en 2013 y pegándole a 2012.
El Universal


1 comentario del lector.

---ooOoo---

  • La solución no es precisamente, que los militares regresen a los cuarteles. principalmente, porque no existe un cuerpo policiaco preparado para llevar de manera adecuada y organizada las tareas de seguridad; la Sedena es la única que está preparada, operativamente, sin embargo, no cuentan con un marco jurídico y una Ley que los proteja en el cumplimiento de sus funciones.

    Responder a este mensaje