Defienden su patrimonio contra desalojos ilegales y amenazas, en Nuevo Milenio

**Los colonos se están organizando para enfrentar por la vía legal, a un grupo de malhechores que amenaza con desalojar a 35 familias, que se fingen ejecutores de sentencias falsas y, lo peor, amparados por patrullas de la Policía Municipal que han llegado también a facilitarles el fraude y el despojo.


Defienden su patrimonio contra desalojos ilegales y amenazas, en Nuevo Milenio

La Crónica de Chihuahua
6 de noviembre, 11:39 am

Chihuahua. Chih.- Al estilo más clásico de los despachos de cobranzas extrajudiciales, un bufete jurídico y su “representado”, el autonombrado “dueño” de varias fracciones de la colonia Nuevo Milenio, llega con supuestos “actuarios” y “licenciados”, a amenazar a los azorados colonos con desalojarlos de sus casas. Sin embargo, para justificarse, sólo les enseñan, pasándoselos por las narices, unos papeles que ni siquiera se los dan a leer, pero con ellos y con el tono amedrentador que han aprendido con años de practicar la extorsión, han podido meterle miedo a la gente.

Porque el tal “licenciado” Roberto Montañez Pérez y su supuesto representado, el “propietario”, ya desalojaron de verdad, llevando a los hechos sus amenazas, a cuatro propietarios de viviendas. También los despojaron hasta de sus muebles y enseres de todo tipo. ¿Lo peor? Lo peor es que llegaron protegidos por patrullas de la Policía Municipal.

“Yo soy la suegra de Mary Soto. A nosotros nos quitaron no nada más la casita que es nuestro único patrimonio, sino todos los muebles, no nos dejaron ni cobijas, ni nada, y a mi hijo no lo han dejado ni siquiera arrimarse, y le dicen que si no se retira, lo van a meter al bote”.

“Fíjese que los amenazados con el desalojo son entre 32 y 35 colonos, pero la mera verdad, todos los demás están inquietos porque no hay garantía de que a ellos no les vayan a hacer lo mismo cualquier otro día. Pero sí le digo que también ellos, los abogados, han venido a pedir dinero para no desalojar a la gente: empezaron pidiendo 50 mil, luego 100 mil, luego 140 mil y ahora andan pidiendo 250 mil, que es lo que dicen que es el avalúo de cada propiedad. Pero, oiga, ¿eso no es extorsión, como lo hacen los ‘malos’?”

Les han argumentado que lo de ellos, es decir, la “culpa” de los colonos, fue haberse metido a una invasión y que al cabo de varios años apareció un presunto dueño “verdadero”, Pero la gente compró legalmente sus terrenos, y tienen al respecto los recibos y las cartas de posesión, pero además han edificado sus viviendas (y pagaron los permisos de construcción) y han estado pagando impuestos, servicios, etcétera, como propietarios. Ellos le compraron con contratos abiertos y de manera pública, a Juan Güereca Junior y a otros fraccionadores de estas colonias.

Al respecto, la dirigente del grupo de Antorcha Popular, Pilar Muñoz Márquez, señaló que “Lo único cierto en todo este embrollo, es que los supuestos nuevos dueños han estado incurriendo en una serie de muchas y muy evidentes irregularidades y abusos, de plano violatorios de la ley.”

¿A qué se refiere la líder?

Ella resume así los abusos:

1.- Ningún despacho de abogados puede acudir a amenazar a nadie con ningún desalojo. Los únicos que podrían hacerlo serían los actuarios de un Juzgado Civil por mandato de un juez.

2.- Pero para que un juez ordene un desalojo, tendría que haber habido un juicio previo, y haberlo ganado una de las partes. En la Nuevo Milenio, nadie ha participado en ningún juicio en ningún Juzgado Civil con motivo de la disputa por estos terrenos, ni mucho menos ha perdido uno.

3.- Los extorsionadores nunca han mostrado un documento, ninguno, ni la mitad de uno, que demuestre que los terrenos son de ellos. Nada. Nunca.

4.- Lo que sí han mostrado son unas carpetas llenas de papeles, pero son oficios sin membrete ni nada. Hay una especie de volante que vienen a dejarle a la gente que tiene un encabezado que dice: “Arellano y Asociados. Av. Francisco Villa 7302”. Y le sigue la frase para amenazar: “Notificación de desalojo”. En el texto, que no está dirigido a nadie, se entiende que el que lo recibe, es decir, la víctima de la extorsión, está incurriendo en el “delito de despojo”, y en seguida se chutan una serie de artículos del Código Penal que describe el delito y que intenta marear al que lo lea con terminología legaloide. Y remata: “En caso de hacer caso omiso (se entiende que a la “Notificación de desalojo”), se tomarán acciones legales en contra de los responsables”. Termina poniendo un plazo, que en este caso era el 5 de noviembre, ayer. “Atentamente: Alejandro Morán. Propietario”.

5.- Cualquier estudiante de Derecho en su primer día de clases, sabe que es ilegal que cualquier civil pretenda suplantar a un Juez, y eso es lo que están haciendo, muy mañosamente, los extorsionadores Roberto Montañez Pérez y su supuesto representado, el falso propietario, Alejandro Morán.

Por último, la profesora Pilar Muñoz advirtió que ya están haciendo del conocimiento de las autoridades correspondientes “todas las irregularidades, los abusos y los delitos que se han estado cometiendo aquí, y que pueden ser constitutivos de los delitos de amenazas, extorsión, suplantación de una autoridad, fraude, etcétera. Y también estamos previniendo a la presidenta municipal para que tome provisiones y la Policía Municipal no vuelva a ser sorprendida por tales delincuentes de corbata”.

Porque –advirtió- no vamos a dejar de luchar junto con los colonos en su defensa, hasta que se les haga justicia y cesen las amenazas y las extorsiones, pero también hasta que les sean devueltas sus propiedades a los compañeros que ya fueron desalojados.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---