Dante Alighieri, mucho más que el autor de “La Divina Comedia”

**Escribía su poesía en italiano y no en latín, considerada el habla culta. Quería que todos lo pudiesen entender. Y entre los dialectos italianos se decidió por el toscano, lo que influyó, en gran manera, en la evolución del idioma italiano.


Dante Alighieri, mucho más que el autor de “La Divina Comedia”

La Crónica de Chihuahua
20 de septiembre, 11:46 am

Información de EFE

Sus amores, su exilio, su mirada política, su influencia en la cultura popular. En esta nota se presentan algunos datos para conocer más sobre uno de los más importantes autores de la literatura mundial

Se menciona al poeta Dante Alighieri (1265-1321), y en lo primero que se piensa es en La Divina Comedia, pero fue mucho más que eso para la cultura y la lengua italianas. Hoy Italia conmemora los 700 años de su muerte, ocurrida en la noche del 13 al 14 de septiembre de 1321.

¿Por qué se lo considera el padre de la lengua italiana?

Si bien Dante también escribió en latín, se inclinaba por el idioma italiano, ya que defendía la unidad italiana, lo cual obedecía a que, tras la caída del Imperio Romano, habían surgido una docena de pequeños Estados –así Sicilia estaba alejada culturalmente de la Toscana y esta, a su vez, de Provenza–.

En Il Convivio –obra escrita por Dante durante el exilio, entre 1304 y 1307– justifica por qué escribía su poesía en italiano y no en latín, considerada el habla culta. Quería que todos lo pudiesen entender. Y entre los dialectos italianos se decidió por el toscano, lo que influyó, en gran manera, en la evolución del idioma italiano. Esto demuestra que poco le importaba que se denominase volgare (lengua vulgar) al italiano.

Su éxito contribuyó para que otros autores de la Edad Media, como Petrarca y Boccaccio, escribieran también en dialecto, sentando así las bases del italiano moderno.

La entidad encargada de difundir el idioma y la cultura italianas en todo el mundo se denomina Sociedad Dante Alighieri. Italia también está proyectando la creación del Museo de la Lengua Italiana en Florencia, la ciudad de nacimiento del poeta.

La faceta política del Dante

Si bien su obra muestra un evidente sesgo religioso, promovía por la separación de la Iglesia y del Estado. Su pensamiento político lo plasmó en De Monarchia (1310), que sí fue escrita en latín. Dante estuvo muy involucrado en la vida política de Florencia. En 1300 fue elegido prior, uno de los nueve miembros del gobierno local, por un período de dos meses. Ese cargo fue la causa de su desgracia.

De hecho La Divina Comedia tiene una profunda influencia de la vida política de Dante, quien vio las luchas por el poder desde un inicio, pues la Florencia en la que nació y creció era una ciudad que crecía muy rápido, era la más grande y más rica de Italia, pero continuamente estaba envuelta en sangrientos combates entre los partidarios del emperador y los del Papa. Dante aprovechó la escritura de La Divina Comedia para saldar cuentas con muchos de sus enemigos, entre los que se encontraba el papa Bonifacio XIII, a quien le reservó un lugar en el Infierno.

Dante, en el exilio

En ese momento, las ciudades italianas estaban constantemente al borde de una guerra civil entre los güelfos, cercanos al Papa y los gibelinos, favorables al Sacro Imperio Romano Germánico. En 1302 fue desterrado de Florencia por los güelfos negros, al ser él miembro del partido de los güelfos blancos, y condenado, en ausencia, ya que tuvo que abandonar Florencia tras la llegada al poder de un nuevo régimen que perseguía a la antigua clase dominante, por un juez, quien ordenó que Dante y sus aliados fueran quemados vivos en caso de que intentaran regresar a Florencia. Esa sentencia fue luego conmutada por la pena de decapitación.

El origen del Dante

Dante Alighieri, bautizado, en realidad, Durante di Alighiero degli Alighieri, nació en el seno de una familia de Florencia, cuyo verdadero nombre era Alaghieri, favorable al partido güelfo. Su padre, Alighiero de Bellincione, era un güelfo blanco que, sin embargo, no sufrió la venganza de los gibelinos tras su victoria en la batalla de Montaperti. Esta salvación le otorgó cierto prestigio a la familia. La madre de Dante, era Bella degli Abati, falleció cuando el poeta tendría entre cinco y seis años de edad. Proveniente de una familia adinerada, Dante nunca tuvo que trabajar para vivir.

Si bien su nombre era Durante, se lo conoció con su hipocorístico Dante. También se lo bautizó como “el Poeta Supremo” (en italiano, il Sommo Poeta), y su primera biografía fue escrita por Giovanni Boccaccio (1313-1375), en el Trattatello in laude di Dante.

Mientras estudiaba en su ciudad natal fue discípulo de Brunetto Latini, quien hace aparición en el canto XV del Infierno, y fue amigo del poeta Cavalcanti.

Los amores del Dante

Cuando tenía doce años se comprometió con Gemma, hija de Messer Manetto Donati, con quien se casó en 1291. Los matrimonios negociados a edades tan precoces eran entonces frecuentes, y para celebrarlos se realizaban ceremonias importantes, que exigía actos oficiales firmados delante de notario. Dante tuvo varios hijos con Gemma: Jacopo, Pietro y Antonia.

Sin embargo, su amor más conocido es el de su musa, Beatriz, con quien, sin embargo el contacto fue más bien efímero. Las referencias mencionan que conoció a Beatriz Portinari, hija de Folco Portinari, cuando tenía 9 años y ella uno menos, y que se enamoró a primera vista, aún sin haberle hablado siquiera. La relación entre ambos nunca fue cercana, y si bien después de los 18 años Dante la vio con frecuencia, el mayor contacto que tuvieron fue el intercambio de saludos en la calle.

Cuando Beatriz murió en 1290, Dante trató de encontrar un refugio en la literatura latina. Entonces se dedicó a estudios filosóficos en escuelas religiosas, como Santa Maria Novella. Su poema “Vida Nueva”, de 1292, menciona por primera vez a Beatriz.

El poeta británico T.S. Eliot consideraba que entre Dante y Shakespeare se repartieron el mundo moderno, y que no existió “un tercer hombre”. Jorge Luis Borges, por su parte, consideraba La Divina Comedia como “el mejor libro que ha producido la literatura”.

En la cultura popular

Como suele suceder con obras y personajes de de tal magnitud, suelen nutrir el imaginario para nuevas producciones, homenajes y menciones. Entre los pintores se pueden citar al pintor del Renacimiento italiano Sandro Botticelli, al pintor español Salvador Dalí, a William Blake y Gustave Doré. En la música, fue inspiración para los compositores Tchaikovsky y Liszt.

Los creadores de la saga X-Men y el escritor Dan Brown bebieron de sus aguas para sus propias creaciones. La Divina Comedia también aportó material para la creación de un popular videojuego, Dante’s Inferno, y Bret Easton Ellis comienza su famosa novela American Psycho con el inicio del canto tercero del Infierno: “Tú que entras aquí, abandona toda esperanza”.

El beso, la famosa escultura de Auguste Rodin, representa a Paolo y Francesca, los amantes adúlteros que Dante encuentra en el segundo círculo del Infierno.