Corrupción: ¿causa o efecto?

**No es que no haya que combatir la corrupción, pero el buen juez por su casa empieza, y no es la corrupción lo que hay que combatir para acabar con los males de México, lo que hay que cambiar es el modelo económico, y de eso no dice nada AMLO.


Corrupción: ¿causa o efecto?

La Crónica de Chihuahua
18 de junio, 17:22 pm

Por Brasil Acosta Peña

Doctor en economía por el Colegio de México (COOLMEX) con estancia en investigación en la Universidad de Princeton, fue catedrático en el Centro de Investigación y Docencia económica y articulista en la revista económica Trimestre Económico.

¿Hay corrupción en México? Sí. No hay duda. ¿Quiénes son los corruptos? Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dice que “la mafia del poder”: el PRI-AN y hay, en efecto, varios casos denunciados y exgobernadores encarcelados, priistas y panistas; pero al decir eso pretende que olvidemos que su partido también forma parte de la mafia del poder, luego entonces, también no son corruptos; como si hubiéramos olvidado ya a Bejarano, su mano derecha en otros tiempo, que hasta las ligas se llevó; que Carlos Imaz Gispert, esposo de la actual candidata de Morena a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Prado, tuvo que renunciar a la delegación Tlalpan después de los videoescándalos relacionados con Ahumada; que Gustavo Ponce Meléndez, acusado de enriquecimiento ilícito, corrupción y lavado de dinero, estuvo preso durante siete años en el Centro Federal de Readaptación Social número uno, ubicado en el municipio de Almoloya de Juárez, luego de que el primero de marzo de 2004 fueran difundidos unos videos en los que se le apreciaba apostando en el Casino Bellagio, en Las Vegas” ; en esa época Ponce fungía como Secretario de Finanzas del Distrito Federal mientras AMLO era Jefe de Gobierno del Distrito Federal. AMLO le apuesta a que olvidemos que Delfina Gómez Álvarez, expresidenta municipal de Texcoco, impuesta por Higinio Martínez Miranda, de Morena, fue denunciada ante las instancias por un fraude que se refleja en la siguiente nota: “una investigación del Partido Acción Nacional (PAN) supuestamente documentó que la candidata de Morena al gobierno del Estado de México, Delfina Gómez, desvió 49 millones de pesos cuando era presidenta municipal de Texcoco.

El secretario general del PAN, Damián Zepeda, dijo en entrevista con Radio Fórmula que de esos 49 millones de pesos, 36 correspondían al fondo de ahorro de los empleados del municipio de Texcoco, y que más de 13 millones procedían de un descuento realizado a los trabajadores entre 2013 y 2015. El dinero, según el panista, fue “enviado para operación política de Morena” .

Por su parte, “El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI denunció que Higinio Martínez Miranda, presidente municipal por Morena del municipio de Texcoco en el Estado de México, presuntamente acumuló en tan solo cinco años, 85 millones de pesos en propiedades inmobiliarias, producto de la corrupción y la complicidad” .

Más novedoso es el caso que afloró en el debate, el candidato presidencial panista Ricardo Anaya encaró a su homólogo AMLO acusándolo de tener contratistas favoritos, como el ingeniero José María Rioboo. “Este señor participó para él hacer el proyecto de las pistas del Nuevo Aeropuerto, hay un contrato de mil millones de pesos, lo perdió; ya que lo perdió se presentó con López Obrador en las instalaciones del Nuevo Aeropuerto para echar pestes del proyecto y para proponer que mejor se hiciera en otro lugar”, dijo Anaya” .

Las anteriores son solo algunas pruebas de que AMLO no le dice la verdad al pueblo, que es deshonesto, pero el asunto no para ahí. Lo más grave de todo es que trate de engañarnos con subterfugios “lógicos” que solo funcionarían con alguien no avezado en la materia; y ése es el problema; si AMLO sabe que lo que dice es falso y aún así lo dice como si fuera verdadero, con energía y emoción, usando elementos que hacen que su razonamiento parezca correcto desde el punto de vista lógico.

AMLO miente y el receptor del mensaje le cree, al menos momentáneamente; eso es lo que quieren sus estrategas para hacer que AMLO llegue al poder; para cuando los ingenuos se den cuenta que han sido engañados y decidan retirarle su apoyo a AMLO ya será tarde.

Pues bien, paso a explicarme. En el debate de esta semana sobre problemas de economía, además de reiterativo, AMLO fue categórico en una afirmación: volvió a decir que la causa de los males de México es la corrupción”. Falso amable lector, falso. Remito al lector a recordar el brillante artículo del ingeniero Aquiles Córdova Morán, donde se demuestra que la corrupción no puede ser causa de los males de México, por ser ella misma una consecuencia, es decir, derivada de una causa verdadera.

La corrupción es lo que se conoce como una causa aparente, pero en realidad es efecto, resultado del modelo económico. La desigualdad no es hija de la corrupción, como tajantemente afirma AMLO; es el modelo económico del mercado el verdadero causante de los males de México, entre ellos, y solo uno de ellos, la corrupción.

El ingeniero Aquiles Córdova escribe: “Antorcha culpa al modelo económico neoliberal de la pésima situación nacional, es decir, su crítica va dirigida a la estructura o cimentación del edificio social. López Obrador, en cambio, culpa de todo a la corrupción del régimen. Ahora bien, para nosotros, la corrupción tiene también su raíz en el modelo, nace de allí y de allí se nutre, se alimenta y se fortalece todos los días, de donde se deduce que no es posible erradicarla sin erradicar el modelo que la alimenta. Además, según nosotros, la corrupción es mucho más que las raterías y el peculado de los políticos; en realidad alcanza a todas las fuerzas dominantes del sistema.

La corrupción es la madre nutricia de la mayoría de las grandes fortunas, nacionales y extranjeras, amasadas con el sudor de los mexicanos. Pero el candidato de Morena piensa que la corrupción es una cuestión de moral personal, fruto de la descomposición moral de los políticos y solo de éstos; transforma así el problema en un problema de ética y deja intocada la corrupción de los grandes capitales. Por eso puede asegurar que su combate es también moral: el ejemplo del Presidente. Su crítica es puramente superestructural y eso, a nuestro juicio, es un garrafal y peligroso error de enfoque.

Es verdad que López Obrador ha dicho también que, si llega al poder, dará de baja a los corruptos en el gobierno y los sustituirá con gente honesta. Eso se llama, en buena lógica, destruir el viejo aparato de gobierno para construir uno nuevo. Pero una cosa así solo se la puede permitir una revolución armada triunfante (recordemos que eso fue lo que no se atrevió a hacer la Comuna de París) y no sin graves peligros. ¿Cómo y con quién enfrentará López Obrador la reacción de los viejos poderes defenestrados? Y ¿de dónde sacará los miles y miles de “honestos” con que reconstruirá el aparato del poder? Otro peligroso error de enfoque” .

En conclusión, AMLO nos quiere engañar con falacias y con causas aparentes. No es que no haya que combatir la corrupción, pero el buen juez por su casa empieza, y no es la corrupción lo que hay que combatir para acabar con la desigualdad o con los males de México, lo que hay que cambiar es el modelo económico y de eso no dice nada AMLO.

Referencias:

. http://www.jornada.unam.mx/2014/03/15/capital/031n2cap
https://www.animalpolitico.com/2017...
. https://www.animalpolitico.com/2017/05/pan-delfina-desvio-de-recursos/
. https://mexico.quadratin.com.mx/acusan-al-alcalde-texcoco-enriquecimiento-corrupcion/ https://mexico.quadratin.com.mx/acusan-al-alcalde-texcoco-enriquecimiento-corrupcion/
. https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/politica/anaya-acusa-a-lopez-obrador-de-beneficiar-contratistas-1758831.html

. http://www.antorchacampesina.org.mx/articulos_colaboradores.php?id=44086#.WyGQay-ZN24

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---