Continúa el fiasco de la distribución de vacunas en los Estados Unidos

** "No hay ningún plan. Es un desastre total. He preguntado a mis colegas que siguen trabajando si se está implementando o no algo para conseguir una distribución de vacunas sin problemas, y la respuesta es nada".


Continúa el fiasco de la distribución de vacunas en los Estados Unidos

La Crónica de Chihuahua
2 de enero, 10:29 am

Fuente: Bryan Dyne/
wsws.org

Las tres primeras semanas de vacunación contra el coronavirus en EE.UU. han demostrado ser una debacle. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se ha administrado menos de una quinta parte de los 11,4 millones de dosis de vacunas distribuidas.

Al ritmo actual de aproximadamente un millón de dosis administradas por semana, se necesitarán otras 329 semanas, o más de seis años, para administrar la vacuna a todos los habitantes del país. Además, dado que las vacunas cuyo uso está actualmente aprobado requieren dos dosis para ser más eficaces, el tiempo para vacunar adecuadamente a todas las personas del país puede estar más cerca del doble de la estimación anterior.

El presidente electo Biden afirma que distribuirá 100 millones de vacunas durante sus primeros 100 días en el cargo, 14 veces la tasa actual. Sin embargo, poco ha sido lo que ha dicho su equipo de transición sobre cómo exactamente se va a lograr esto.

El lento despliegue se ha producido durante el peor mes de la pandemia hasta la fecha. Los EE.UU. registraron más de seis millones de casos de COVID-19 sólo en diciembre, junto con más de 70.000 muertes. Mientras que los descensos en los informes causados por la temporada de vacaciones están mostrando una disminución en los índices diarios de casos y muertes, se espera que éstos vuelvan a aumentar después del año nuevo, a medida que se presenten los informes de diciembre y se espere una nueva ola de infecciones como resultado de los viajes durante la última semana de 2020.

En total, los EE.UU. han sufrido más de 20.000.000 de casos de COVID-19, y tendrán un número de muertes de más de 350.000 a finales de mes. En todo el mundo, hay más de 83 millones de casos confirmados y al menos 1,8 millones de muertes reportadas.

Un informe independiente de Bloomberg cuenta una historia catastrófica similar sobre el estado de la distribución de la vacuna en los Estados Unidos. Según el medio de comunicación, se han asignado casi 20 millones de primeras dosis de la vacuna a los estados, pero sólo se han administrado 2,3 millones, alrededor del 11,5 por ciento.

El presidente Donald Trump ha considerado oportuno culpar a los estados por el caos actual. El 30 de diciembre escribió: "El gobierno federal ha distribuido las vacunas a los estados. Ahora le toca a los estados administrarlas. ¡Muévanse!"

Trump, por supuesto, no mencionó el hecho de que los estados no tienen recursos con los que distribuir y administrar rápidamente las vacunas, algo de lo que se advirtió al gobierno de los Estados Unidos hace meses. La Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales y la Asociación de Administradores de Inmunización escribieron al Congreso en octubre que se necesitaban $8.400 millones en fondos de emergencia para asegurar el éxito de la campaña de vacunación contra el coronavirus. Las medidas necesarias incluyen más trabajadores en los departamentos de salud para administrar las vacunas, más infraestructura para suministrar las vacunas y mejoras en la infraestructura de comunicaciones para informar y hacer el seguimiento de las vacunaciones.

Durante ese mismo período, el secretario de Salud y Servicios Humanos Alex Azar afirmó, "Proyectamos tener suficiente para cada americano que quiera una vacuna para marzo a abril de 2021". La administración Trump también afirmó que tendría 100 millones de dosis de la vacuna para finales de 2020. Un mes más tarde, en noviembre, este número se redujo a más de la mitad, a 40 millones.

La carta de octubre fue una continuación de una carta similar del verano, cuando los ensayos de la fase II indicaron que varias vacunas tenían probabilidades de tener éxito. Nada fue hecho por la administración Trump o impulsado por los demócratas en el Congreso para prepararse para la situación actual.

En el mejor de los casos, se han distribuido 20 millones de dosis de la vacuna a los estados. Ahora se está pidiendo a los funcionarios de salud estatales y locales que administren las vacunas además de las demás medidas de salud pública —incluidas las pruebas y el rastreo de contactos— que se les pide que lleven a cabo con poca o ninguna coordinación o apoyo nacional.

En Florida, por ejemplo, el Departamento de Salud del condado de Lee dijo a los residentes que cualquier persona mayor de 65 años o cualquier trabajador de atención de la salud de primera línea podía acudir a uno de los siete sitios de vacunación "por orden de llegada". Cada sitio sólo tenía 300 vacunas para administrar, lo que causaba tiempos de espera de hasta nueve horas. En Palm Beach, el condado ha establecido una línea telefónica directa para hacer citas por teléfono, pero el sistema se ha venido colapsando regularmente por el abrumador número de llamadas. Las escenas recuerdan los intentos de los trabajadores de obtener beneficios de desempleo en marzo y abril.

Una enfermera jubilada de Pittsburgh, comentando el estado de la distribución de la vacuna, dijo: "No hay ningún plan. Es un desastre total. He preguntado a mis colegas que siguen trabajando si se está implementando o no algo para conseguir una distribución de vacunas sin problemas, y la respuesta es nada". Añadió: "Una cosa que sí sé es que los ricos la van a conseguir primero, antes que el resto de nosotros".

Ya hay numerosos informes de personas con servicio médico de conserjería que se ofrecen a pagar o "donar" decenas de miles de dólares a sus clínicas para recibir la vacuna lo antes posible. Los servicios para los ricos, como Sollis Health en los Hamptons, fueron de los primeros en comprar los refrigeradores especializados necesarios para almacenar la vacuna de Pfizer, que debe mantenerse a -94 grados Fahrenheit para seguir siendo efectiva. Esto ha hecho que cada vez sea más difícil para los hospitales y los servicios gubernamentales, donde es más probable que los trabajadores reciban sus dosis, adquirir el equipo necesario para recibir las vacunas en primer lugar.

Los problemas a los que se enfrenta el programa de vacunación de los EE.UU. destacan la importancia de mantener otras medidas de salud pública, incluyendo pruebas, rastreo de contactos y aislamiento. Una vacuna es otra herramienta para terminar una pandemia, no una solución por sí misma. Si las vacunas terminan tomando meses o años, serán esencialmente inútiles para prevenir más muertes.

Esta situación aboga por un cierre nacional y el cierre de los lugares de trabajo no esenciales, con una compensación total para los trabajadores y las pequeñas empresas, a fin de detener la propagación de la pandemia. Es el colmo de la crueldad tener una vacuna eficaz contra el coronavirus mientras se obliga a las personas a exponerse y posiblemente morir antes de que puedan obtener la cura.

La división de clases y la naturaleza caótica de la vacunación en los EE.UU. se refleja en todo el mundo. Incluso antes de que se aprobara la distribución de las vacunas, los Estados Unidos y otras grandes potencias capitalistas ya habían reservado el 51% de las dosis existentes y previstas. Esto ha provocado una competencia feroz entre los países para obtener incluso una cantidad nominal de la vacuna para sus respectivas fuerzas de trabajo del sector de la salud.

Esa distribución desigual de la vacuna también ofrecerá más oportunidades para que la pandemia se extienda. Como señaló el director general de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su comunicado de prensa de Año Nuevo, "para proteger al mundo, debemos asegurarnos de que todas las personas en situación de riesgo en todas partes —no sólo en los países que pueden permitirse las vacunas— sean inmunizadas".

"Para ello", continuó, la OMS "necesita urgentemente algo más de $4.000 millones para comprar vacunas para los países de ingresos bajos y medios-bajos". Se trata de una fracción diminuta del dinero gastado en varios rescates y paquetes de estímulo para Wall Street, y alrededor del 0,5 por ciento del más reciente presupuesto militar de los EE.UU., aprobado tanto por los republicanos como por los demócratas en el Congreso.

El hecho de que tales sumas relativamente pequeñas no estén disponibles para la inoculación masiva del mundo contra una pandemia mortal habla de la verdadera orientación de la élite gobernante estadounidense y de la necesidad de que la clase obrera internacional tome el asunto en sus propias manos.

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---