Con marcha y plantón, 40 mil hidalguenses denuncian al mal Gobierno

**El gobernador de Hidalgo ya cumplió un tercio de su mandato y se pueden contar con los dedos de la mano las acciones que ha resuelto a favor de los más pobres de Hidalgo.


Con marcha y plantón, 40 mil hidalguenses denuncian al mal Gobierno

La Crónica de Chihuahua
9 de abril, 14:44 pm

Debido al mal gobierno que padecen, más de 40 mil campesinos y habitantes de colonias pobres de todas las regiones del estado de Hidalgo se manifestarán masivamente el próximo 10 de abril en la ciudad de Pachuca en donde instalarán un plantón permanente. Mediante esta protesta buscarán ser atendidos por el gobernador Omar Fayad, quien desde hace meses se niega a recibirlos y resolver sus problemas.

La movilización y el plantón son la respuesta natural de los hidalguenses empobrecidos y marginados, que suman más de un millón, a un gobierno que les ofreció muchas cosas en campaña, sobre todo disminuir su pobreza, lo que significaría dotarlos de agua, luz, drenaje, carreteras, vivienda digna, clínicas y otros servicios y programas a los que es imposible que accedan con sus muy escasos recursos, pero una vez instalado en la silla del poder se ha comportado igual o peor que muchos de los integrantes de la clase política mexicana: de promesa fácil, sonrisa y abrazo falsos en campaña, pero muy soberbios con sus gobernados y muy obsequiosos con quien tenga más poder que ellos, porque están convencidos que en eso consiste la “inteligencia” política, aunque la realidad los esté refutando y el apoyo popular se les esté yendo de las manos.

El gobernador de Hidalgo ya cumplió un tercio de su mandato y se pueden contar con los dedos de la mano las acciones que ha resuelto a favor de los más pobres de Hidalgo. En el último episodio de esta cadena de desaires a quienes confiaron en él y lo encumbraron en la silla del poder estatal, Omar Fayad recibió en octubre del 2018 a una comisión de la dirigencia nacional de Antorcha, cuyos integrantes le reiteraron que había decenas de comunidades serranas, del Valle del Mezquital y de zonas urbanas muy empobrecidas que requerían apoyo de emergencia de su gobierno y de la federación, lo que implicaba una inversión directa del gobierno de Hidalgo y una gestión ante el gobierno federal entrante. El plazo que el propio funcionario se estableció para responder sobre las obras solicitadas fue de una semana… y desde entonces no se ha vuelto a saber de él, a pesar de nuestra insistencia ante sus auxiliares. Y si no hemos obtenido respuesta sobre obras que deben hacerse con cargo al presupuesto estatal, mucho menos se hizo el más mínimo esfuerzo para defender a los hidalguenses del recorte presupuestal federal destinado a obras públicas como las que necesitan los hidalguenses. Ahí, la respuesta al gobierno federal ha consistido en aplausos y genuflexiones.

Pero las cosas no han quedado en un simple silencio del gobernador, sino que por ordenes que solo pueden salir de áreas muy influyentes de su gobierno, en escuelas promovidas por la organización se ha dejado de pagar a los maestros, que llevan años clamando porque se les otorgue una plaza; se han retirado apoyos a albergues estudiantiles donde viven muchachos muy pobres y necesitados de apoyo para continuar sus estudios; cada que se anuncia una movilización se echan a andar campañas intimidatorias que tienen varias facetas, todas igualmente turbias: sobrevolar con drones equipados de cámaras el domicilio de la dirigente estatal antorchista, la profesora Guadalupe Orona Urías, una inteligente y valiente mujer que no ha hecho otra cosa que alentar y organizar a la gente pobre de Hidalgo para defender sus derechos como trabajador y mexicano; a esa luchadora social, que además del respaldo y agradecimiento de cientos de miles de sus compañeros en todo el país, cuenta con el reconocimiento del grupo de intelectuales agrupados en el Claustro Doctoral Iberoamericano que le otorgaron un Doctorado Honoris Causa por su labor a favor de los hidalguenses, la espía y la amenaza vilmente un oscuro operador del gobierno de Hidalgo. Propalar falsos rumores en los pueblos que asistirán a la marcha, en los que se incita a linchar a los activistas que andan organizando al grupo participante. Atacar a balazos a un grupo de activistas en un retén cuyos integrantes la emprendieron a balazos a los jóvenes que se negaron a ser asaltados y posiblemente asesinados, lo que dio como resultado que a uno de ellos lo hirieran de tres balazos. Así están las cosas en el estado de Hidalgo.

Dados estas y otras agresiones que hemos sufrido en movilizaciones anteriores, exigimos que el gobierno encabezado por Omar Fayad respete el derecho a la manifestación y la libre expresión de las ideas, no bloquee las carreteras con la policía y mucho menos se atreva a encarcelar a los manifestantes o provocarles algún daño físico. No es una formalidad sino una declaración política indispensable: hacemos responsable al gobierno de Hidalgo de la seguridad y la vida de nuestros compañeros y nos sumamos a la exigencia de que resuelva las graves carencias que sufren los más pobres de ese estado.

Ante la grave desatención a los problemas de los antorchistas hidalguenses que a su extrema pobreza suman hoy la abierta represión gubernamental, y ante la evidencia de que en Hidalgo enfrentamos una política antipopular premeditada, que está en sintonía con la campaña para desprestigiarnos, a nosotros y a otras organizaciones, desde el gobierno federal y lograr así que cada mexicano se enfrente solo y por tanto inerme al poder del Estado cada vez que reclame algo, les expresamos nuestra solidaridad total a los hidalguenses que sufren la soberbia y la persecución de un mal gobierno.

Llamamos a todos los antorchistas a denunciar por todos los medios a su alcance todo lo que aquí hemos expuesto y a movilizarse en el momento que las circunstancias así lo exijan. Nadie debe dudar que lucharemos el tiempo que sea necesario, en Hidalgo y donde la realidad así lo exija.

MUY RESPETUOSAMENTE

LA DIRECCIÓN NACIONAL

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---