Vieja fundición de Ávalos.- Naturaleza muerta con tronera apagada

**Réquiem para un gigante caído.


Vieja fundición de Ávalos.- Naturaleza muerta con tronera apagada

La Crónica de Chihuahua
Mayo de 2011, 12:24 pm

Por Froilán Meza Rivera

Chihuahua, Chih.- Disminuidas, las troneras de la fundición de Ávalos no sirven más. Tal vez hay algo de cierto en lo que asegura un amigo de nombre José y de apellido igual que esta población, que las cosas, las máquinas, los edificios, se desgastan moralmente. José Ávalos parece tener razón.

Las torres elevadas se ven desde la carretera, sobresaliendo de entre los tejados de láminas, de entre las naves industriales que, hoy como hace 30, 40 años, yacen a sus pies.

En Ávalos la distancia engaña. Desde el mercado todo parece igual que siempre, y los viajantes se tragan la apariencia. El porte de la tronera mayor parece el mismo. Ahí está también la tronera más chica, igual. Están los tanques elevados de agua, otra chimenea gris, las dependencias diversas que forman un conjunto amplio, armonioso.

Sin embargo, conforme la distancia se acorta con respecto del edificio de la fundición, te llegan las evidencias de cierta decadencia y, al final, con la mayor cercanía posible, la certeza de que el gigante está muerto.

Para que la tortura sea más completa, el acercamiento se produce por el camino sinuoso de tierra que empieza al norte del mercado.

SOMBRAS DE LO QUE EXISTÍA

Ahí están, del lado derecho, los árboles que el olvido dejó secos, en sus pozas aterradas y llenas de maleza seca y amarilla de invierno, el lugar invadido de silvestres mezquites con espinas que son trampas para las errantes bolsas de plástico que el viento lleva directo a ensartarse ahí, para que queden como banderas humildes ondeando al soplo de cualquier viento.

Y ahí están los ridículos cartelitos pintados sobre placas metálicas, advirtiendo al intruso que se encuentra sobre “propiedad privada”, y abajo, las otrora orgullosas iniciales: “IMMSA” (Industrial Minera México, S.A.), y ahí también la válvula del agua que en los tiempos mejores, que son mejores porque son idos ya, regaba la arboleda.

Fresnos, un sauce casi muerto, un desparramado, añoso y rameante pinabete que luce seco ahora que se lo llevó la helada por delante, solamente retiene el recuerdo de su otrora sombra perenne y de sus humores salados... árboles secos todos, semisecos, como parece estarlo todo en la fundición.

DESOLACIÓN

El patio de maniobras sólo se califica como “desolado”. La báscula para vehículos pesados está pudriéndose por dentro, la humedad corrompiendo sus contrapesos y balancines, su estructura intestina.
Increíblemente, el visitante se da cuenta de que al frente del perímetro cercado está un foso con agua, como los que rodean los castillos medievales, para protegerlos. Un foso escondido que se revela sólo cuando el caminante está ya casi en él, un foso que impide al intruso acceder fácilmente a las instalaciones. Sus paredes de ladrillo roído por el paso del tiempo y los elementos, tienen todavía rastros de haber estado cubiertas de mezcla.

El Club Obrero, que está fuera del perímetro de la fundición, tiene al parecer todavía algún uso, ya que una tercia de ancianos se afanan en su derredor, limpiando, arreglando, quitando hojas de árbol, barriendo con escoba de larga greña, y dando su toque personal a todo cuanto pisan y a todo cuanto tocan.

Y adentro, las estructuras industriales se extienden transversalmente, de sur a norte, en paralelo a la carretera. Tolvas, molinos, bandas de transportación, cadenas de transmisión, pistones, engranes, motores que movían lo mismo bandas que grúas o los vagoncitos que -como juguete abandonado por su pequeño y tirano dueño- están ahí quietos, inservibles. Grúas teleféricas, rampas mecanizadas, casetas de observación, cabinas de mando con palancas, botones e interruptores para los poderosos electroimanes. Más rampas, unas techadas, otras desnudas al cielo, todas ascendiendo desde el suelo o desde terrazas de acopio, y una de esas, allá a lo lejos, sube oxidada, casi negra de ocre oscurecido, hasta el viento, esperando a que se coloque a sus pies -como solía hacerlo- un carro-góndola de ferrocarril para dejar caer su carga sobre él.

¿Y EL TRENECITO MINERAL?

Y un poco más allá, a las faldas de la gran tronera decolorada al sol, los enormes hornos de fundición están todavía protegidos por la masa de la nave industrial de ladrillos. De ahí salían por las innumerables puertas hacia los carros férreos, las barras de minerales logrados puros en un proceso largo, a fuerza de machacar, de golpear, de pulverizar, separar y, finalmente, de derretir la materia con el calor más infernal que se pueda imaginar.

¿Qué fue del trenecito industrial que conectaba Ávalos con la estación de Tabalaopa? ¿Y qué del ramal que iba de Ávalos a San Guillermo y más allá, a los pueblitos minerales colgados de la sierra pródiga que ha sustentado a los hombres por más de tres siglos?

La realidad terrible es que la ruta férrea completa ya fue desmantelada, porque manos insensibles y mercenarias arrancaron ya los rieles, durmientes y accesorios.

¿Qué fue de la gente, de los más de 300 obreros que engullía por turno el insaciable gigante en tres turnos implacables? ¿Qué fue, qué es de las familias que hoy en día viven como pueden, dedicadas a todo menos a la fundición?

«VOY A CHIHUAHUA»

¿Alguien recuerda el cine Ávalos? ¿Todavía se acuerda alguien del chiste que corría aquí, de que junto con el boleto de entrada te daban un ladrillo para matar un ratón, y si lo matabas te devolvían la entrada? ¿Recuerda alguien que cuando iban de acá al centro de la ciudad decían “voy a Chihuahua”?

Con el cierre de minas en todo Aquiles Serdán, con la muerte de la planta de beneficio de San Guillermo, con la desaparición de toda actividad productiva en la famosa fundición de Ávalos, y con el asesinato de la planta de Aceros en Nombre de Dios, quedó quebrada la espina dorsal de una industria que no hace mucho era pilar de la economía regional.

Quedó así roto sin remedio, el cinturón de hierro que antaño dominaba al antiguo Real de Minas de San Francisco de Cuéllar, al viejo y rancio San Felipe El Real que, a fuerza de modernidad, se quiso transformar en un emporio minero-metalúrgico que se quedó a medio camino. Por ese hecho, Chihuahua ya no será nunca el mismo.

Sólo resta decir un réquiem para un gigante muerto.


2 comentarios de los lectores.

---ooOoo---

  • No cabe duda que en cada alma mexicana se esconde el palpitar de un poeta. Froilan Meza Rivera....Ud. me ha hecho llorar con su descripcion del fantasma de Avalos. Yo vivi alli a poco tiempo, venia de Monterrey pero la familia de mi madre era de alli, de Avalos. El recuerdo del Cine Avalos significo una pauta que en mi vida habria de marcar el camino a seguir. Mi madre y mi abuela trabajaron alli en la proyeccion del cine que en ese entonces era de «Calderon-Salas Porras». En su tiempo las dos mujeres se fueron a trabajar al teatro Colon de El Paso, TX. propiedad de Don Rafael Calderon. Por ese camino, mi madre una vez en Mexico, D.F. trabajo, por recomendacion de los Calderon, como maquillista para el Cine Mexicano, yo me le pegue tambien. Años mas tarde estaria trabajnado para Azteca Films en Los Angeles, CA y despues para Columbia Pictures en New York. Fijese Ud. si no voy a recordar a la Fundicion de Avalos y su Cine de donde nacieran los destinos de mi madre y el mio.
    Cuanta nostalgia...cuanta tristeza...
    Gracias por su articulo....mil gracias, aunque me haya hecho llorar...

    Responder a este mensaje
  • Mis recuerdos entrañables, son de mi infancia, adolescencia y parte de mi juventud, porque teniendo 21 años, ya viviamos en la Cd. de Chihuahua. Viviamos antes de irnos a la Cd.;en la Manzana o cuadra 33(como se le quiera decir). Mi padre trabajo mas de 30 años, hasta que se pensiono) yo vivo en el area metropolitana de Monterrey, precisamente en este mes de Nov. acudire con mis hijos y nietos y una nieta al festejo de los 90 años de mi padre, que los cumple el dia 20 de este mes de Nov. 2017. Si alguien allegado a esta cronica de Avalos le interesa hablar con mi padre, ahi esta mi correo personal para que me contacte. «Avalos lugar de muchos recuerdos y que hoy apenas se mantiene en pie».

    Responder a este mensaje