Armas, el enemigo interno de Estados Unidos

**En los últimos 34 años, la Unión Americana registró 81 tiroteos masivos en los que murieron 670 personas. 2012 fue el año con más sucesos de este tipo: 72 víctimas y 68 heridos. Sólo en tres casos han participado mujeres


Armas, el enemigo interno de Estados Unidos

La Crónica de Chihuahua
19 de junio, 19:00 pm

En julio de 2012, un cine ubicado en el centro de la ciudad estadounidense de Aurora, Colorado, proyectó una de las películas más esperadas: Batman. El caballero de la noche asciende. Quince minutos después de que comenzó la función, James Holmes, un joven de entonces 25 años, entró y cambió la historia. Cargado con un rifle de asalto, una escopeta y dos revólveres, comenzó a disparar a los espectadores: 12 personas murieron esa noche y 59 resultaron heridas.

Después de este tiroteo, el cuarto que había ocurrido ese año en Estados Unidos, la organización noticiosa Mother Jones decidió crear la primera base de datos para documentar los tiroteos masivos en el país. La búsqueda se centró en aquellos eventos indiscriminados en los que murieran cuatro o más personas y que fueran en lugares públicos.

Se recopilaron 81 eventos que ocurrieron entre agosto de 1982 y junio de 2016. En total, 670 personas murieron en alguno de estos incidentes. En 2012 se tienen los registros más altos: 72 víctimas mortales y 68 heridos. Ese año Estados Unidos vivió siete tiroteos masivos. Cinco meses después de la masacre del cine de Aurora, Adam Lanza, de 20 años, le disparó a su madre y se trasladó hasta la primaria Sandy Hook, en la localidad de Newton, Connecticut, en donde mató a 27 personas para después suicidarse.

Los cinco estados en los que se reportaron más tiroteos fueron California, Florida, Washington, Texas y Colorado. En conjunto dan cuenta de 50% de los incidentes. En cada hecho violento un promedio de 20 personas resultaron heridas o fallecieron.

En nueve de cada 10 eventos, es decir, en 78, el tirador era hombre. Los únicos tres casos en los que se tiene registrada la participación de una mujer fueron los tres tiroteos ocurridos en California en las ciudades de Goleta, Alturas y San Bernardino. En dos de éstos las armas que llevaban se obtuvieron de manera legal.

Derecho de compra, portación y uso

La Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos le da derecho a cada norteamericano mayor de 21 años a comprar, portar y usar un arma de fuego. Se calcula que existen 270 millones en posesión de civiles.

Las regulaciones laxas en esta materia han llevado a EU a ser el país con más armas por habitante. No sólo eso, personas con antecedentes de violencia doméstica, drogadicción u otro tipo pueden acceder a ellas de manera fácil y rápida. De los tiradores registrados en la base de Mother Jones, 50% presentaba señales de algún tipo de problema mental antes de sus ataques a la población.

El rigor de las normas varía de un estado a otro. California, el primer lugar en tiroteos masivos, tiene las leyes más duras. Algunas de éstas son mostrar licencia o permiso para comprar, pasar por un periodo de espera y una revisión del historial de la persona. Con algunas armas es necesario el registro del propietario; además, está prohibido traerlas a la vista.

Defensores de la portación de armas sostienen que estas restricciones no han podido detener eventos como el de San Bernardino, en el que murieron 14 personas. Pero sí han ayudado a que el número de víctimas mortales no sea tan alto como en otros lugares.

En Florida, por ejemplo, no está prohibida la venta de armas de asalto como las AR-15, no piden licencia de conducir para obtener una, los periodos de espera únicamente son cuando solicitas una pistola y tampoco revisan el historial del comprador.

La madrugada del pasado 13 de junio, Omar Mateen, de 29 años, entró al bar Pulse en Orlando con un rifle de asalto AR-15 y una pistola 9 mm. Las compró de manera legal unos días antes de matar a 49 personas y herir a 53 más. Éste se considera el ataque más mortífero que ha ocurrido en Estados Unidos, después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Orlando llevaba casi tres años sin vivir un tiroteo masivo. El último fue el 26 de julio de 2013 en la ciudad de Hialeah, cuando Pedro Vargas mató a seis personas en el edificio en el que vivía. Vargas tenía una pistola semiautomática de 9 mm que adquirió en el Florida Gun Center.

De acuerdo con la base de Mother Jones, cada tirador llevaba consigo, en promedio, tres armas. Se tiene el registro de 180 artefactos usados en estos eventos. Las más usadas son las pistolas semiautomáticas como la que llevaba James Holmes en la masacre del cine Aurora. Cinco de cada 10 armas, es decir 89, son de este tipo. Después, los tiradores tienden a usar rifles, pistolas y escopetas.

Australia vivió en 1996 un evento similar al de Orlando: 35 personas murieron durante un tiroteo en uno de los sitios de turismo más populares en Tasmania. Las víctimas iban desde los tres hasta los 72 años. Aunque no era la primera vez que ocurría algo así, nunca habían muerto tantas personas; sin embargo, ello no llevó al gobierno australiano a prohibir las armas.

El dinero en el Congreso

Desde 1998, la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) ha donado 3 millones 782 mil dólares a miembros del Congreso de Estados Unidos, pero sólo 42 de los 100 senadores han aceptado alguna donación de esta agencia. Este es uno de los puntos que complica el debate sobre la facilidad con la que los norteamericanos consiguen casi cualquier tipo de arma.

En Florida, la NRA donó 170 mil 788 dólares en los últimos 18 años y más de una docena de congresistas han aceptado desde dos mil hasta 25 mil dólares de la NRA.

La base de datos de Mother Jones sólo contabiliza los eventos en los que se han registrado más de cuatro muertes, pero si se contara el total de personas que fallecen por accidentes relacionados con armas de fuego, el número llega a los mil 134 entre 2013 y 2016, según las cifras recabadas por el Archivo de Violencia de Armas.
El Universal

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---