2020 fue un buen año para Bezos, Musk y otros multimillonarios: aumentan sus fortunas en 1.8 bdd

**Las 500 personas más acaudaladas del planeta ahora acumulan un patrimonio que ronda los 7.6 billones de dólares, de acuerdo con un índice de Bloomberg.


2020 fue un buen año para Bezos, Musk y otros multimillonarios: aumentan sus fortunas en 1.8 bdd

La Crónica de Chihuahua
1ro de enero, 11:09 am

Fuente: Bloomberg

Los multimillonarios siempre parecen estar en una órbita diferente a la del resto de nosotros, una con cosas más agradables, más poder, estaciones de lanzamiento de cohetes. Pero 2020 abrió aún más la separación entre ambos grupos.

Si bien gran parte del mundo lidiaba con el alza del desempleo y la caída del crecimiento, el 0.001 por ciento de la población se benefició de un aumento de riqueza sin precedentes.

Las 500 personas más ricas del mundo agregaron 1.8 billones de dólares a su patrimonio neto combinado en 2020 y ahora tienen cerca de 7.6 billones de dólares, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

El avance de 31 por ciento es la mayor ganancia anual en los ocho años de existencia del índice y un salto de 3 billones de dólares en comparación con el punto más bajo del mercado visto en marzo.

Las ganancias se registraron desproporcionadamente en la parte superior, donde cinco personas ahora tienen fortunas que superan los 100 mil millones de dólares, y otras 20 tienen algunas de al menos 50 mil millones de dólares.

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, sigue siendo la persona más rica del mundo gracias al creciente entusiasmo por las venta minoristas en línea durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19. Elon Musk fue quien más posiciones avanzó en el índice, en el que posiblemente es el episodio de generación de riqueza más rápido de la historia, llegando al segundo lugar después de que el valor de mercado de Tesla se disparó.

Combinados, los dos ganaron alrededor de 217 mil millones de dólares en 12 meses, suficiente dinero como para enviar cheques de 2 mil dólares a más de 100 millones de estadounidenses.

El shock provocado por el COVID-19 provocó retrocesos en industrias como la inmobiliaria, pero impulsó fortunas en nichos inesperados, en parte gracias a inversores minoristas que utilizaron aplicaciones de comercio gratuitas como Robinhood.

El inmigrante chino Eric Yuan saltó a la fama cuando su tecnología de videoconferencia, Zoom Video Communications, se volvió tan omnipresente como Kleenex. Los cierres de gimnasios enviaron a sus usuarios a buscar alternativas en el hogar, lo que desató la ’locura’ por empresas como Peloton Interactive que hizo millonario a su CEO, John Foley.

La dupla padre e hijo detrás de Carvana.com, el sitio de autos usados, pasó a ser una de las familias más ricas del planeta, mientras que los gemelos Winklevoss pueden volver a llamarse multimillonarios gracias al resurgimiento del interés en las criptomonedas.

Mercados exuberantes y una serie de ofertas públicas propulsaron la creación de riqueza en China, donde la temprana crisis de COVID-19 llevó a esfuerzos de contención más exitosos que en la mayoría del mundo. Los miembros chinos del Índice de Multimillonarios de Bloomberg agregaron 569 mil millones de dólares a sus fortunas, más que cualquier otro país aparte de Estados Unidos.

Zhong Shanshan, un magnate de las botellas de agua apodado ’ el Lobo Solitario’, se convirtió en la persona más rica de Asia después de que las ofertas iniciales de dos de sus empresas ayudaron a aumentar su patrimonio neto en 70 mil 900 millones de dólares. Arrebató ese puesto a Mukesh Ambani, quien ha comenzado a transformar su conglomerado en un coloso tecnológico y de comercio electrónico.

No todos los multimillonarios de la región prosperaron. Jack Ma comenzó el año como la persona más rica de China, una posición que estaba a punto de consolidar con el aumento de las ventas de su gigante de comercio electrónico Alibaba, y la inminente cotización de Ant Group.

Sin embargo, la Oferta Pública Inicial de Ant colapsó poco después de la aguda crítica de Ma a Reguladores chinos, y su patrimonio neto se redujo junto con algunos de los otros titanes tecnológicos del país.

El Gobierno chino también dejó sentir su presencia sobre los magnates del vecino Hong Kong. Después de años de grandes ganancias, la riqueza de muchas de las personas más ricas de la región administrativa se vio afectada por la caída de los precios de las propiedades y la incertidumbre sobre la controvertida ley de seguridad nacional de China.

A nivel mundial, las ganancias desbocadas de los extremadamente ricos han alimentado los movimientos populistas y han reavivado el interés en subir los impuestos. En Alemania, Reino Unido y ciertos estados de EU, como California y Washington, legisladores, activistas y académicos están presionando para implementar impuestos sobre la riqueza para reconstruir las arcas del gobierno drenadas por la pandemia.

"La creciente riqueza multimillonaria es un punto que irrita a millones de personas que han perdido a sus seres queridos y han experimentado una disminución en su salud, riqueza y medios de vida", explicó Chuck Collins, director del Programa sobre Desigualdad y Bien Común del Instituto de Estudios de Política.

"Lo que es peor, socava cualquier sensación de que ’estamos juntos en esto’, la solidaridad necesaria para superar los difíciles meses que se avecinan", agregó.

Pero la crisis de este año también subrayó el papel que puede desempeñar el capital multimillonario y las empresas que lo controlan cuando la respuesta del gobierno es insuficiente. Ya sea donando equipo de protección personal, financiando investigaciones médicas y causas de justicia social, o defendiendo las vacunas, los ultrarricos, para bien o para mal, jugaron un papel clave en la respuesta a los problemas del año.

Pocos fuera de la industria de la biotecnología habían oído hablar de Moderna o BioNTech a principios de este año. Ahora son nombres muy conocidos a medida que las revolucionarias vacunas basadas ​​en ARN mensajero comienzan su crucial distribución en todo el mundo. El francés Stephane Bancel, director ejecutivo de Moderna, se convirtió en multimillonario en la primavera después de que la empresa con sede en Cambridge, Massachusetts, surgiera como una de las primeras pioneras en la carrera por una dosis contra el virus SARS-CoV-2.

El científico alemán Ugur Sahin, hijo de inmigrantes turcos, centró sus esfuerzos en el COVID-19 desde enero. Con su esposa Ozlem Tureci, directora médica de BioNTech, lideraron el desarrollo de una vacuna que fue la primera en ser autorizada para su uso en EU.

Sahin dijo que su enfoque siempre ha sido la ciencia, no el espíritu empresarial y mucho menos la riqueza, pero eso no quita que su participación en la empresa valga 3.6 mil millones de dólares.

Mientras tanto, MacKenzie Scott, exesposa de Jeff Bezos, redefinió lo que puede ser la ’filantropía de los ricos’, donando casi 6 mil millones de dólares en unos pocos meses. A pesar de eso, terminó 2020 significativamente más rica que al principio.

"Esta pandemia ha sido una ’bola de demolición’ en las vidas de los estadounidenses que están en problemas", escribió Scott en una publicación en Medium. “Las pérdidas económicas y los resultados de salud han sido peores para las mujeres, para las personas de color y para las personas que viven en la pobreza. Mientras tanto, ha aumentado sustancialmente la riqueza de los multimillonarios".

¡Sea el primero en escribir un comentario!

---ooOoo---